Pasar al contenido principal
TV

“Juego de tronos”: Invernalia en siete claves

La octava temporada de “Game of Thrones” (“Juego de tronos”) al fin se estrenó y ha dejado sin palabras a los millones de seguidores de esta serie.

 En efecto, la temporada con menos episodios (seis) de “Juego de Tronos”, regresa con esperados reencuentros y con Jon enterándose, por fin, hijo de quién es realmente. El resumen el primer capítulo en 10 claves.

1. Jon descubre quién es

Al final de la séptima temporada, Bran Stark y Sam descubrían que Jon era, en realidad, Aegon Targaryen, hijo de Rhaegar Targaryen –hermano mayor de la khaleesi– y Lyanna Stark. Por fin, Jon, que había estado en la inopia hasta ahora, se entera en este episodio que nunca ha sido el bastardo de Ned Stark, y sí el legítimo heredero al trono. Su nacimiento fue fruto del amor, así que la rebelión de Robert se basó en una mentira, como aludió Bran Stark.

2. Jon monta a Rhaegal

Con una consabida broma sobre los genitales de Varys (abundan en “Juego de tronos” la obsesión por las vergas), Tyrion se une a él y a Davos para organizar las tropas. “Si queréis lealtad os la tenéis que ganar”, dice Davos a Tyrion, apostando por la pareja Jon-Dany. “Nada dura”, farfulla Vaserys. Daenerys monta a Drogon y anima a Jon a que haga lo mismo con Rhaegal. Secuencia en la que vemos a Jon Nieve pasándolo peor que en una montaña rusa. La khaleesi le premia con un largo beso ante la mirada atenta de los dragones.

3. Reencuentro de los stark

Antes de que Jon descubra sus orígenes y monte a Rhaegal, tiene un momento familiar importante, el reencuentro con Bran. Lógico que el Rey del Norte se sorprenda de lo crecidito que está el pequeño de los Stark. Es Bran el que le informa de la amenaza que supone ahora el Rey de la Noche, montado en el dragón Viserion. Con Arya un tanto de lo mismo. ¡Por fin! Sansa le advirtió a su hermana, que cuando Jon la viese se le pararía el corazón. Jon no pierde el tiempo y le pide a Arya que interceda entre Sansa y la khaleesi. A ojos de Jon su hermana se ha hecho una mujer, más cuando le confirma que con su arma (la aguja) ha matado a un par de personas.

4. Sansa contra la Khaleesi

En efecto, Jon presenta de forma oficial a Sansa, y, aunque Daenerys intenta hacer buenas migas con la hermana de su novio , lo cierto es que la señora de Invernalia no se lo pone fácil. De hecho, uno de los momentazos del episodio es aquel en el que Sansa y Jon discuten, y ella le pregunta si ha hincado la rodilla para salvar el Norte o por amor. Para rematar, Sam tiene que escuchar a la khaleesi contarle cómo mató a su hermano y a su padre .

5. La Asamblea más tensa

Ante el peligroso ataque de los Caminantes blancos, deciden en asamblea tomar las primeras medidas. La niña Lyanna Mormont recuerda que el coronado era Jon Nieve, no la khaleesi. Pero Jon insiste en la importancia de su ejército de Inmaculados y de dothrakis. Por si fuera poco insinúan que los Lannister (Cersei) serán aliados. “Debemos luchar juntos o morir”, recuerda Tyrion, Mano de la Reina. Un mantra que se repetirá toda la temporada. Sansa y Tyrion se reencuentran tras la boda de Joffrey. Sansa le pide perdón por dejarle con el marrón, pero también le deja caer que antes pensaba que era inteligente (no entiende que apoye a la Madre de los Dragones).

6. Cersei, enfurecida

Si Bran es el que da la mala noticia a Jon, a Cersei se lo comunica Qyburn, Mano de la Reina. Ni se inmuta, es más, hasta sonríe. Ella que no creía en la existencia de los Caminantes Blancos. Euron regresa de Essos de pactar con los mercenarios de la Compañía Dorada. Cersei enfurece porque no haya traído elefantes. Y aquí se da uno de esos diálogos Cersei style, cuando Euron la seduce. “¿Queréis una furcia? Compradla. ¿Queréis una reina? Ganadla”. Pero es sólo un bla bla bla porque a Cersei le pone que Euron sea un insolente y arrogante.

7. Yara, liberada

Recordemos cómo Theon, el eunuco, se convertía en jefe, y dejaba pendiente rescatar a su hermana. Theon, el cobarde, había saltado al agua en vez de proteger a Yara, como le prometió. Era de esperar que Yara le partiera la boca cuando le viese, y así es, un cabezazo bien dado. “Lo que está muerto no puede morir”, recitan ambos, con sed de venganza.

En Portada