Pasar al contenido principal
TV
AGENCIAS

“Dirty John”, la nueva serie basada en una historia de engaño y crimen

Es uno de los principales temores de quienes desconfían de los sitios o aplicaciones de citas para encontrar pareja: ¿qué pasa si ese hombre tan encantador que se acaba de conocer es en realidad un criminal?

Lo que en la mayoría de los casos es una sospecha infundada, se hizo realidad para Debra Newell, una exitosa decoradora de interiores norteamericana que se enamoró de John Meehan, un hombre a quien conoció a través del sitio de citas Match.com y que resultó ser un peligroso estafador serial.

“Dirty John” es una serie de Bravo y Netflix, creada por Alexandra Cunningham a partir de los artículos y del podcast del mismo nombre del periodista Christopher Goffard, de Los Angeles Times. “La serie cuenta cómo el romance turbulento entre Debra Newell (Connie Britton) y el carismático John Meehan (Eric Bana) se convirtió en una espantosa red de engaños, negaciones y terror mental que casi destrozó a una familia”, explicó el canal de televisión Bravo cuando presentó el drama.

La historia real sucedió en 2014 en Estados Unidos.

La historia de John

John Meehan siguió los pasos de su padre y se volvió un gran manipulador, sobre todo después de la separación de sus progenitores y su nueva vida en un entorno repleto de estafadores de bajo nivel, de los que recogió muchísimas tretas.

Meehan asistió al Prospect High School en Saratoga, California, donde destacó como deportista y por su simpatía. Según Los Angeles Times, John era un “imán para las chicas” y se creía “con un sentido de su inteligencia superior”. Desde joven malentendió que “sus dones proporcionaban atajos” para conseguir lo que quisiera. En ese marco, John saltaba frente a autos y ponía vidrios rotos en su comida para ganar acuerdos legales. Además, una vez fue atrapado vendiendo cocaína a finales de los años 80.

John se graduó de la Universidad de Arizona en 1988 y después asistió a Escuela de Derecho de la Universidad de Dayton, donde recibió el apodo de “Dirty John” por las muchas mujeres con las que se acostaba.

John conoció poco después a Tonia Sells, una enfermera de unos 20 años con la que se casó en 1990 y quien lo ayudó a conseguir su licencia como anestesista. Sin embargo, después de 10 años y dos hijos, se separaron.

Según cuenta Los Angeles Times, los problemas surgieron cuando Tonia descubrió su pasado, su adicción a los analgésicos y que se aprovechaba de sus pacientes.

Tras su divorcio terminó en la cárcel en repetidas ocasiones y por diferentes cargos.

John Meehan finalmente pasó 17 meses en prisión, pero apenas recuperó su libertad creó un perfil en Match.com y comenzó a buscar víctimas femeninas.

En Portada