Pasar al contenido principal
Cindy Soliz Villegas

Iniciativas, programas y concursos acercan a las niñas con la tecnología

Como cada año desde el 2010, el cuarto jueves de abril se conmemora El Día Internacional de las Niñas en las TIC promovido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), organismo de las Naciones Unidas que busca disminuir la brecha digital de género a nivel global. Para ayudar e impulsar a más niñas y adolescentes a interesarse en este tipo de carreras, en los últimos años —especialmente durante la pandemia— surgieron varias organizaciones e iniciativas como Techkids y Girls in AI Bolivia; y se reforzaron otras iniciativas como Technovation Girls, el concurso internacional de emprendimiento para niñas de 10 a 18 años más grande del mundo.

María René Torrez, mentora, instructora, docente, promotora de la capacitación de niñas en el mundo digital y coordinadora del programa Technovation Girls en Cochabamba; señala que este último tiempo hubo un despertar en la ciudad, y en el país, respecto a resaltar el trabajo que hacen las mujeres en búsqueda de tener un reconocimiento dentro de las áreas de la tecnología de la información y la comunicación. Torrez trabajó con más de 500 niñas como mentora de proyectos para el Technovation Girls, el programa que ofrece a las participantes la oportunidad de desarrollar una aplicación móvil que ayude a resolver alguna problemática social que identifiquen en su entorno.

“Ha sido muy satisfactorio ver cómo varias niñas han participado en estos programas, aunque no hayan ganado, pero sí se han involucrado en el área de las TIC. Inicialmente sólo teníamos las olimpiadas, ahora existen más áreas en las que se pueden desenvolver”. 

Según la Unesco solo el 35 por ciento de los estudiantes matriculados en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas son mujeres. Sin embargo, para Torrez “está claro que nosotros podemos desarrollar esas habilidades siempre y cuando despertemos el interés de las personas. Si no lo hacemos, sucede que estas personas o estas niñas no lo ven como si fuera una alternativa. Pero me da gusto que es impacto haya cambiado, hoy en día, muchos de los perfiles de las jovencitas  están orientados a cualquier carrerapero con una orientación en tecnología”. 

Por su parte, la comunidad Girls in AI Bolivia nace en marzo a raíz de la postulación de varios equipos nacionales al evento global. Es la primera vez que Bolivia participa en este evento, el propósito de éste es el de empoderar a las niñas en el área de tecnología, pero con un enfoque en el área de inteligencia artificial. En este evento han participado alrededor de 20 niñas, entre 12 a 18 años, y el equipo ganador fue Ladies in Technology.

Hoy es el día del Demo Day Global de Girls in AI; en el que el equipo que representa a Bolivia (conformado por Valeria Yorley Gutiérrez Quiroz, Dulce Claure y Elyn Maya Mamani Mamani) presentará su trabajo, junto a los demás equipos de otros países, al comité global de grado. El evento será transmitido en vivo, a las 13:00, desde la plataforma de YouTube Teens in AI (https://youtu.be/lnSU3giCQSc).

.

Evento virtual del equipo organizador del Hackathon global Girls in AI 2021.
Cortesía Karen Lara

Karen Lara, organizadora del Girls in AI Bolivia, reconoce el apoyo de varias instituciones y organizaciones nacionales e internacionales que apoyaron el proyecto del equipo boliviano, además de la participación de niñas y adolescentes de varios departamentos.

“La mayoría de las integrantes son de Cochabamba, pero también hemos tenido de Santa Cruz, Oruro y La Paz. Incluso hemos tenido apoyo desde Chile, que ha creído mucho en el proyecto, de empresas de Bolivia, Perú”.

Techkids, iniciativa impulsada por Ronald Chipana y Melvy Ancieta, surge en plena pandemia ante la necesidad de continuar con la educación en casa que contemple las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería, arte y las matemáticas. “Nuestro objetivo es que las niñas y los niños se interesen en lo que es la ciencia y la tecnología con herramientas dinámicas, y así desarrollar en ellos habilidades y competencias para que puedan tener un aprendizaje más significativo acorde también al contexto”, dice Ancieta, argumentando que la participación de las niñas fue positiva.

.

Una de las estudiantes del curso de programación de juegos de Techkids.
Cortesía Melvy Ancieta

Actualmente, Techkids continúa brindando talleres gratuitos y cursos durante todos los meses como programación de videojuegos con educación STEAM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), que es un enfoque pedagógico que apunta a resolución de problemas.

 

Fomentar la inclusión femenina

Erna Jungstein, una de las fundadoras de AlpaTechinfluencer y quien maneja la frase “empoderar a través de la educación y la tecnología”,  sostiene que la mayoría de espacios que impulsan a la mujer en las TIC tienen que ver o son dirigidos por otras mujeres que ya están en las TIC. “Creo que las mujeres que están en la tecnología se dan cuenta de esta brecha tan importante que hay entre la cantidad de ingenieros, hombres y la reducida cantidad de mujeres”, indica.

“Creo que hay que mejorar estos espacios, ampliarlos, democratizarlos, que lleguen a todos los sectores de la población, a todas las clases sociales. No diría que la ampliación de estos espacios tienen que ser solamente dirigidos a la mujer, sino dirigidos también a los hombres, pero con un enfoque de género. Eso es algo bien relevante porque tenemos que concientizar a los hombres de que están en una posición de beneficio, de que están en una posición de privilegio”, añade.   

Jungstein afirma que existe una notable diferencia entre la proporción de mujeres y de hombres que ocupan los puestos relevantes en el campo de las TIC. Desde su propia experiencia, cuenta que dentro de su emprendimiento de software son menos mujeres que hombres. “En las reuniones yo me percato que muchas veces soy la única mujer. Y lo que diría que es bien complejo es el hecho de la doble carga que cae sobre la mujer en el sentido de que estás ahí tratando de ser emprendedora, de trabajar, de ir al paso que van los hombres. Las mujeres tenemos otras responsabilidades como ser los hijos, la familia, sin ir lejos, yo en mi casa, sí tengo que hacer las labores del hogar mientras que me doy cuenta que los compañeros varones ya tienen esto saldado”. 

“Creo que parte de una sensibilización y de hacer que seamos conscientes, tanto hombres como mujeres, es el hecho de que hay una brecha y de que esa brecha existe, no es un invento del feminismo. Podríamos mostrar números de cuál es el salario que percibe una mujer o cuántas mujeres en comparación con cuántos hombres ocupan cargos dentro de las ingenierías”.

Para facilitar el empoderamiento de las niñas, Jungstein sostiene que “tendríamos que empezar a quitarle los roles y los estereotipos a las carreras desde una etapa inicial. En el colegio, porque es desde ahí donde se va marcando esta diferencia de que las mujeres somos más para las áreas sociales y los hombres más para las ingenierías, hay una fuerte responsabilidad en los maestros de hacer notar que las niñas también pueden, que las niñas también son aptas para ser científicas. Pero aparte de eso, es importante también sensibilizar a los padres de familia que no continúen reproduciendo roles de géneros a través de los juegos que proporcionan a los a los hijos. Pero más allá de eso, creo que es importante una sensibilización en la sociedad, tanto a hombres y mujeres”.  

Por su parte, Torrez señala que una de las cosas que se pueden hacer para mejorar el empoderamiento de las niñas respecto a la tecnología es generar programas, espacios, cursos, talleres o clubs en donde las niñas se sientan identificadas. “Con el hecho de que podamos enseñarles a usar, a crear, a manipular, a obtener mejores alternativas respecto a la parte de crear tecnologías, sobre todo crear. Creo que una vez que una niña experimenta con la posibilidad de crear el mundo cambia un poquito su visión y abre sus puertas de su mente. Creo que nuestra responsabilidad es habilitar estos espacios educativos porque mientras más alternativas se tenga eso va a ser mucho mejor para ellas”.

 

“Quiero mejorar Bolivia a través de la tecnología”

Sandra Arias, tiene 15 años y estudia en el colegio San Agustín. Es cofundadora de la comunidad Geeks In Action. Para Sandra “la tecnología es algo que siempre me ha gustado por la razón de lo que podemos crear con esta”. Su comunidad está teniendo un alto crecimiento en relación a espectadores.

.

Sandra Arias, cofundadora de Geeks In Action.
Cortesía Sandra Arias

Sandra entró al mundo de la tecnología a los 10 años, su profesora de computación en ese entonces (Maria René Torrez) la motivó a participar en competencias de robótica y tecnología. Su primer gran logro fue pasar a ser cuarto finalista en Technovation Challenge 2018, ese año también ganó el primer lugar en las olimpiadas Gauss y también en el concurso de memorizar los dígitos del número PI, para el 2019 logró clasificar a las semifinales mundiales en Technovation. Ganó el segundo lugar en el concurso de memorizar los dígitos del número PI, tercer lugar en el StartUp Weekend 2019, organizado por Gaia Pacha, además de un reconocimiento en la Hackathon “CoHack 2019". En 2020 obtuvo un certificado de participación en la Hackathon y participó en un Mapeo de Mujeres en el área STEM.

Ganó una beca para cursos vacacionales en Cambridge acerca de programación en Python y fuE ganadora a nivel regional de Latinoamérica, junto con Valentina Cuzmar Toco, en su proyecto Qhawana.

“Todas estas competencias me trajeron las mejores experiencias de mi vida, conocí a nuevas personas y aprendí muchas cosas a partir de éstas, como perder el miedo al hablar en público, cómo liderar en todo lo que te propones, cómo vender un producto, etc. Gracias a estas competencias y eventos de los que fui parte, me di cuenta de algo: quiero mejorar Bolivia a través de la tecnología y los talentos de las personas. Esa también fue una de las razones por las cuales cofundé Geeks In Action”.

En Portada