Pasar al contenido principal
AGENCIAS

7 comparaciones entre las consolas PS5 vs. Xbox Series X

Microsoft lanzará Xbox Series X y Xbox Series S, mientras que Sony presentará la PlayStation 5 (PS5). Esta nueva generación de consolas llegará en noviembre. 

Sin embargo, aunque ambas consolas contarán con un hardware muy similar fabricado por AMD, cada una tendrá importantes diferencias entre sí a nivel de rendimiento o funcionalidades, por la que ambas consolas estarán peleando por un lugar dentro de las listas de compras en Navidad.

Bastante se conoce sobre la PS5 y la Xbox Series, gracias a las revelaciones que ambas compañías han realizado a través de sus redes, ambas consolas presumieron un diseño renovado y totalmente opuesto, ya que la PS5 es predominantemente blanca, delgada y con curvas, diseño que el presidente ejecutivo de PlayStation de Sony, Jim Ryan, describió como “audaz, atrevido y orientado al futuro”.

Por otro lado, la Xbox Series X es una torre negra cuadrada. Según Phil Spencer, vicepresidente de gaming y jefe de Xbox en Microsoft, el diseño tipo torre de la nueva Xbox refleja las funciones centrales de la consola que son velocidad y rendimiento.

Sony tiene una ventaja. La PlayStation 5 puede enviar datos a 5,5 GB por segundo. En comparación, la Xbox Series X funciona a 2,4 GB por segundo. Eso podría significar tiempos de carga ligeramente más rápidos y menos tiempo en una pantalla de carga.

Si bien ambas consolas admiten juegos con resolución de 8K, la mayoría de las personas no poseen un televisor compatible con 8K. Además, la mayoría de los desarrolladores no optimizan actualmente los juegos para la resolución de 8K. Sony y Microsoft construyeron estas consolas con soporte 8K como plan para el futuro.

 

1 Procesador (CPU)

Ambas consolas cuentan con un procesador AMD de 8 núcleos y 16 hilos basado en la arquitectura Zen 2 de 7 nanómetros. Sin embargo, las frecuencias que alcanza cada uno son diferentes. El de PS5 alcanza hasta 3,5 GHz, mientras que el de Xbox Series X llega a 3,8 GHz.

 

2 Tarjeta gráfica (GPU)

En la tarjeta gráfica encontramos una situación similar a lo que vemos con el procesador, donde será más potente la que encontraremos en Series X. Ambas serán tarjetas gráficas basadas en la nueva arquitectura RDNA 2 de AMD, compatible de manera nativa con DirectX Raytracing.

 

3 Memoria

La memoria volverá a ser compartida por el procesador (RAM) y la tarjeta gráfica (VRAM), donde encontramos un total de 16 GB de memoria GDDR6. En el caso de Xbox Series X, 10 GB estarán reservados para la GPU, mientras que los seis restantes se dividirán en 3,5 GB para la memoria estándar y 2,5 GB para el sistema operativo. Sony no ha detallado cómo va a realizarse la división, pero los 10 GB de Xbox serán más rápidos (560 GB/s) que los otros 6, que irán a 336 GB/s. Series S cuenta con sólo 10 GB, con 8 de ellos a 224 GB/s, y 2 a 56 GB/s.

 

4 SSD y almacenamiento

Ambas consolas contarán por primera vez con una unidad SSD. La de Sony tendrá 825 GB, mientras que la de Xbox tendrá 1 TB. La de Sony, eso sí, será más del doble de rápida. Ambas cuentan con diseños personalizados, pero la de Sony alcanzará 5,5 GB/s, por los 2,4 GB/s de Xbox Series X. En datos comprimidos, PS5 alcanzará hasta 9 GB/s, por los 4,8 GB/s de Microsoft.

 

5 Retro compatibilidad

La retro compatibilidad será otro de los puntos a favor de Xbox Series X, donde podrá usarse casi todo el catálogo de Xbox, Xbox 360 y Xbox One. Y no sólo metiendo los discos directamente como ocurría con Xbox One X, sino que además la consola detectará si hay un pack de texturas o elementos como el poder ejecutar un juego a más fotogramas por segundo o a mayor resolución.

Sony, por su parte, dice que la consola será compatible con más de 4.000 títulos de PS4, pero no han dado detalles a fondo de cómo funcionará esta retro compatibilidad con PS4, que debería ser muy sencilla porque ambas consolas comparten arquitectura x86-64, similar a lo que encontramos en un PC.

 

6 Mando

El mando de Xbox Series X cuenta con un diseño muy parecido al de su predecesora, recogiendo algunos elementos del mando Elite. Por ejemplo, encontramos una mejora en la latencia con Dynamic Latency Input (DLI), que sincroniza el muestreo del mando y el televisor. 

Sobre el mando de PS5, DualSense ofrece un motor de vibración háptica, además de gatillos sensibles a la presión que ajustan en intensidad dependiendo del juego, como cuando vayamos a disparar un arco. Mantiene el mando táctil, cuenta con micrófono, y tiene un tamaño ligeramente superior al de su predecesor.

Ambos mandos contarán con puertos USB C, y en el caso del de Xbox se incluye también conectividad Bluetooth para poder usarlo en más dispositivos.

 

7 Diseño

Ambas consolas han optado por potenciar un diseño que las coloque de pie, aunque también podremos ponerlas en horizontal si queremos. En el caso de Xbox Series X, tendremos puertos Ethernet, USB 3.2, Ethernet, HDMI, y tomas de aire para el ventilador, que echa el aire hacia arriba. Sin embargo, se pierde el conector óptico.

Del diseño de PS5 sorprende que hay dos modelos: uno con lector de Blu-ray, y otra edición exclusivamente digital. Ambas cuentan con un puerto USB A y un puerto USB C en la parte delantera, además del botón de encendido. En la parte trasera tenemos un conector HDMI 2.1, dos puertos USB tipo A, un conector Ethernet Gigabit, y el conector de la corriente.

En Portada