Pasar al contenido principal
AFP

Inteligencia artificial ayuda en la traducción

La ciencia ficción lo ha imaginado durante décadas. La traducción en tiempo real directo al oído es ahora posible gracias a los últimos avances en inteligencia artificial, que permiten un diálogo fluido sin la barrera del idioma.

En la Feria Electrónica de Consumo de Las Vegas, la CES, varias empresas están promocionando sus dispositivos, cada vez más sofisticados, que permiten conversar en diferentes idiomas con sólo un pequeño dispositivo que cabe en la mano o auriculares inalámbricos que apenas se notan.  

Los auriculares “Pilot” de Waverly Labs (rojos, blancos y negros con un diseño elegante) traducen a 15 idiomas y cuestan entre 180 y 250 dólares. Si ambos interlocutores cuentan con el dispositivo, es posible hablar directamente.

Durante una breve demostración en Las Vegas, una periodista de la AFP que hablaba en francés fue traducida correctamente por el auricular de Andrew Ochoa, jefe de Waverly Labs, una compañía fundada en 2014 en Nueva York.  

En el teléfono inteligente de Ochoa, la aplicación también proporcionó las palabras por escrito, en caso de que pueda ser útil.  

El auricular, a través del smartphone, “escucha la voz, la envía a la “nube”, transcribe, traduce y sintetiza” vocalmente, explica Ochoa. Como resultado, tiene unos segundos de retraso. “Es traducción ‘consecutiva’” y no exactamente simultánea, añade.  Los equipos y programas de traducción e interpretación por síntesis de voz han llegado recientemente al mercado porque la tecnología no estuvo suficientemente desarrollada hasta hace al menos dos años.  

“Estamos aplicando las últimas funcionalidades de la inteligencia artificial, como el aprendizaje automático o la ‘neural network’ (sistema informático inspirado en las conexiones del cerebro humano) a los modelos de traducción”, explica, al tiempo que evoca también los enormes progresos del reconocimiento de voz.  

Ahora, “estas tecnologías son lo suficientemente maduras para hacer esto posible”, afirma Ochoa.

En Portada