Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Robots blandos: Se mueven por sus propios medios

Se ha inventado una nueva clase de robots blandos, compuestos por una electrónica de accionamiento ultradelgada y sensorial, así como por músculos artificiales sensibles a la temperatura, que pueden adaptarse al entorno y arrastrarse, en un estilo de locomoción similar al de un gusano o al de una oruga.

Este avance es obra del equipo internacional de Cunjiang Yu, de la Universidad de Houston en Texas, Estados Unidos.

Las aplicaciones potenciales de los robots de este tipo van desde la cirugía y la rehabilitación de pacientes con lesiones que afectan a su movilidad, hasta la búsqueda y rescate de personas en apuros en áreas de desastres naturales o en el campo de batalla.

Estos robots blandos, equipados con músculo artificial blando, así como con sensores y actuadores deformables ultradelgados, poseen ventajas notables sobre los robots rígidos. Y también sobre muchos de los blandos diseñados anteriormente.

Dado que el cuerpo de un robot blando cambia de forma en respuesta a lo que le rodea, puede deslizarse a través de grietas estrechas para buscar supervivientes entre los escombros dejados por un terremoto, un atentado terrorista o un bombardeo bélico.

Para el diseño de la nueva gama de robots, los investigadores se inspiraron en la naturaleza. Muchas criaturas, como los gusanos, que tienen cuerpos completamente blandos y sin componentes rígidos (por ejemplo, huesos), exhiben unas habilidades espectaculares a la hora de contorsionar su cuerpo y llevar a cabo su peculiar locomoción.

 

DATOS

El prototipo. El prototipo de robot blando incluye un elastómero de cristal líquido, dopado con nanopartículas que refuerzan la conductividad térmica, vital para el sistema de músculos artificiales. Los actuadores térmicos proporcionan calor para activar el robot.

Medida. El prototipo mide tan sólo 28,6 milímetros de largo.

En Portada