Pasar al contenido principal
Redaccion Central

Exoesqueleto reduce un 23% el esfuerzo para caminar

Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard (EEUU) desarrolló un exoesqueleto ligero para disminuir el esfuerzo que se hace al caminar y prevenir los problemas de movilidad, ideal para ayudar a ancianos y enfermos.

En el desarrollo de este aparato, que se engancha a la cadera y al tobillo, el equipo investigador comprobó que se reduce un 23 por ciento el esfuerzo para caminar. Según el director de la investigación, Connor Walsh, ésta es la mayor disminución del esfuerzo observada hasta la fecha en dispositivos de este tipo.

Su estructura cuenta con dos fundas, una para los tobillos y otra para las caderas, unidas por un entramado de correas responsables de transmitir el movimiento. Todas las piezas conectadas al exoesqueleto están conectadas a un dispositivo que lo gestiona.

Una de las principales novedades respecto a sus predecesores es la ligereza y flexibilidad de sus materiales, que en otros modelos previos son rígidos y dependen de pesadas baterías.

Sus componentes textiles funcionales, su sistema de control biológico y la asistencia sincronizada con el mecanismo de caminar hacen de este exoesqueleto ligero, un gran avance.

Prueba

“En un grupo de prueba compuesto por siete usuarios sanos, apreciamos claramente que cuanto más asistencia se proporciona a las articulaciones del tobillo, más energía los usuarios podrían ahorrar con una reducción máxima de casi el 23 por ciento en comparación con caminar con el exosuit apagado“, dijo Walsh.

Los autores de la investigación señalan que todavía se requieren estudios futuros para comparar los efectos del exoesqueleto según el peso añadido del sistema, la cantidad de ropa o la cantidad de fuerza aplicada.

Múltiples aplicaciones

Las aplicaciones de este nuevo descubrimiento serán muy diversas, beneficiando a una amplia gama de personas con problemas motrices. Desde pacientes con Parkinson a personas mayores con movilidad reducida, personas que trabajan cargando objetos pesados o empleados con diversidad funcional, todos ellos podrían emplear el exoesqueleto ligero para ahorrar esfuerzo para su cuerpo.

Por otra parte, cuando se desarrolle en mayor profundidad, este sistema podría ser capaz de ralentizar la pérdida de facultades motrices y de movilidad derivadas de la edad avanzada.

En Portada