Pasar al contenido principal
Redacción Central

Eddy Sarmiento: La mala postura exacerba los problemas de espalda

Uno de los problemas de salud que más se han exacerbado en este último tiempo, desde que comenzó la pandemia, son los dolores de espalda, debido a que permanecemos más tiempo sentados y hacemos menos ejercicio por el aislamiento social para el evitar los contagios, según el cirujano de columna Eddy Saúl Sarmiento.

El especialista, con estudios en México, Alemania, Estados Unidos y Argentina, explicó también que la causa más común de dolor de espalda en nuestro medio es por el desgaste de vértebras, ligamentos y discos, sumado a ello la edad, el tipo de actividad y enfermedades adicionales como la artritis, osteoporosis y malas posturas.

Cuando el lumbago se vuelve crónico, es de suma importancia acudir cuanto antes al especialista para descartar problemas mayores e iniciar un tratamiento adecuado.

Según un estudio de las universidades Complutense y de Madridi, de España, el dolor lumbar es un problema que afecta en torno al 70-80 por ciento de la población general en algún momento de su vida, de los que un 15 por ciento aproximadamente tienen un origen claro, pero el resto, se considera inespecífico o inclasificable, siendo en estos casos donde el tratamiento convencional ha fracasado.

Especifica que en el origen de este dolor lumbar inespecífico se encuentran factores biológicos, psicológicos y sociales y factores como las conductas de dolor y otros procesos de aprendizaje que influyen en su proceso de cronificación. Es el mayor responsable de incapacidad y de absentismo laboral con el consiguiente elevado coste económico y deterioro en la calidad de vida de quienes lo padecen. Los tratamientos clínicos deben unificarse para aumentar su eficacia, evitar los procesos de cronificación y reducir los costes económicos.

A continuación, el especialista explica todos los detalles, causas y consecuencias a largo plazo del dolor crónico de espalda.

—¿Cuáles son las causas más comunes para el dolor de espalda?

—Las causas más comunes, en nuestro medio y en el mundo en general, son las de origen degenerativo; es decir, el desgaste de las vértebras, ligamentos y discos ocasionados por la edad, por el tipo de actividad laboral y/o deportiva, posturas viciosas de la columna vertebral, todo esto exacerbado por enfermedades como la artritis reumatoide y la osteoporosis. Además, los accidentes de tránsito y las secuelas de los mismos son una causa importante en nuestro medio y en menor frecuencia tumores, malformaciones como la escoliosis, hemivértebras y otras.

—¿Cuáles son las enfermedades más comunes de la columna vertebral en nuestro país?

—Las más frecuentes son las lumbalgias y las lumbociatalgias (enfermedad que compromete el nervio ciático), asociadas a problemas degenerativos, hernias de disco, espondilolistesis (desplazamiento de las vértebras) y traumatismos. En menor proporción, los problemas de la columna cervical, tumores vertebrales y metástasis, osteoporosis y muy esporádicamente enfermedades de la columna dorsal.

—Teniendo en cuenta que ahora hacemos teletrabajo o trabajo en casa y llevamos una vida casi sedentaria, ¿qué problemas podemos tener en el futuro?

—Hay enfermedades de la columna vertebral que se están exacerbando durante esta pandemia. Por ejemplo, pasando más tiempo en casa es más probable adoptar malas posturas (posturas viciosas) por tiempos prolongados frente a la computadora, televisor, etc. He tenido pacientes que por realizar limpieza exhaustiva moviendo muebles, objetos pesados en casa han incrementado sus problemas de columna y, finalmente, el incremento de peso asociado a mayor ingesta calórica y sedentarismo también puede incrementar los problemas.

—¿Cómo saber si tengo daño en la columna?

—El síntoma fundamental es el dolor en cualquier zona de la misma (cervical, dorsal o lumbar) al realizar movimientos convencionales que habitualmente no producían dolor. También puede presentar debilidad en las extremidades o alteraciones en la sensibilidad (ardor, adormecimiento, anestesia), contracturas musculares en la zona afectada. Todos estos síntomas van generando impotencia funcional de las extremidades y limitación en la calidad de vida del paciente.

—¿Qué debemos hacer para evitar tener problemas de salud en el futuro?

—Los elementos fundamentales son realizar periódicamente los controles de salud, detectar las enfermedades a tiempo y, en caso de tener síntomas asociados a la columna vertebral, es importante acudir con expertos en el manejo de estos problemas. 

—En este periodo en que todo se centra en la atención al coronavirus, ¿qué está pasando con las personas que tienen problemas de espalda? ¿Qué recomienda hacer?

—Los problemas de la espalda persisten a pesar del coronavirus. Hemos seguido atendiendo a estos pacientes, con todas las medidas de bioseguridad, haciendo las recomendaciones pertinentes, el diagnóstico oportuno y el manejo especializado para evitar progresión de las enfermedades en algunos casos y la resolución quirúrgica en otros. Se puede hacer algunas recomendaciones y tratamientos por telemedicina; sin embargo, en algunos casos sin duda es necesario realizar la consulta presencial.

—¿Que recomendaría a los lectores para no tener problemas en su espalda?

—Siempre recomiendo cuidar las posturas de la columna en casa y en el trabajo desde la niñez. Por ejemplo, se debe evitar el peso excesivo de las mochilas escolares. Asimismo, se debe evitar posturas forzadas o levantar peso excesivo, elementos de protección personal en trabajos que implican sobrecarga para la columna vertebral, protección de la columna en deportistas de élite y siempre acudir con expertos en el tema. La cirugía de columna en el mundo actual es considerada una alta especialidad dentro de la neurocirugía, por lo cual las ventajas de atenderse con un especialista en el rubro permiten tener un manejo más minucioso y preciso de la afección. Un tratamiento integral, a la larga, otorga ventajas en el pronóstico funcional y en la calidad de vida para los pacientes que padecen estas enfermedades. 

Para finalizar, es importante mencionar que contamos en Cochabamba y Bolivia con tecnología y equipamiento de punta, procedimientos modernos de mínima invasión que no tienen nada que envidiar a países vecinos o de otras latitudes.

 

TRATAMIENTO DEL DOLOR LUMBAR

Al igual que en el 80 por ciento de la población presenta dolor lumbar en algún momento de la vida, hay que reseñar que, en la mayoría de estos casos, el dolor desaparece en unos pocos días o semanas, con la aplicación de los tratamientos convencionales o incluso sin tratamiento, según establece el estudio titulado “Etiología, cronificación y tratamiento del dolor lumbar” de las universidades Complutense de Madrid y de Barcelona, de España.

Sin embargo, alrededor de un 10 por ciento de estos pacientes desarrollarán un cuadro de dolor lumbar crónico con alto índice de incapacidad. El mayor porcentaje dentro de este grupo corresponde a los casos en el que el dolor se considera inespecífico o inclasificable, en los cuales el tratamiento convencional obtiene un altísimo índice de fracaso. Es a este grupo de pacientes a los que la psicología debe prestar especial atención, tratando el problema dentro del contexto general de los mecanismos que rigen el dolor, su mantenimiento y evolución hacia un problema de dolor crónico.

En el estudio también se señala que hoy en día se acepta que el reposo y los analgésicos (tratamiento clásico del dolor lumbar) aunque son las pautas indicadas para el dolor agudo durante dos o tres días, si se prolonga se torna negativo al favorecer la atrofia muscular y la pérdida de masa ósea. Por el contrario, la actividad física devuelve la función, mejora la conducta y disminuye la percepción de dolor. Este efecto beneficioso ha llevado al desarrollo de las escuelas de espalda, donde se trabaja con educación sanitaria, higiene postural, inducción a la tolerancia al ejercicio y fortalecimientos musculares entre otras.

Los objetivos generales de tratamiento en pacientes con dolor lumbar crónico, no distan, en líneas generales, de los tratamiento multicomponente aceptados para el dolor crónico en general: generar expectativas positivas respecto al tratamiento, dotar de información sobre la relación de las emociones negativas y el dolor, regular la percepción de dolor, identificar y reducir las emociones negativas (ansiedad, depresión e ira), fomentar estrategias de afrontamiento activo frente al dolor, aumentar la percepción de control sobre su dolor, incrementar las actividades gratificantes y normalizar su vida y actividad laboral.

 

En Portada