Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Los secretos y tragedias que Demi Moore desvela en sus memorias

Demi Moore la protagonista de “Ghost” admite haber tenido una vida de altos y bajos tanto en su infancia y adolescencia como en su madurez. La actriz revela tanto episodios brillantes de su vida como otros más oscuros. “Ya no hay nada que tenga que esconder o proteger”, explica Moore para justificar todo lo que cuenta en sus memorias “Inside Out”, que empezó a escribir hace dos años y ayer salió a la venta.

Entre sus humildes comienzos en Nuevo México y el momento en el que se convirtió en una actriz famosa hubo una infancia y una juventud marcada por la ausencia de un padre al que nunca conoció o la inestabilidad que generó en la familia un padrastro que les hacía moverse continuamente de residencia hasta que se suicidó.

En el libro, Moore destaca la figura de su madre, Virginia King y cómo sus adicciones y depresiones influyeron en el desarrollo de su propia vida. La actriz recuerda el largo historial de arrestos de su madre por conducir ebria y cuenta que, con sólo 12 años, tuvo que salvarla de más de un intento de suicidio.

Sin embargo, uno de los sucesos más traumáticos de la vida de la actriz ocurrió unos años más tarde, en plena adolescencia, cuando fue víctima de una violación con 15 años. “Llego a casa una noche y me encuentro a un hombre mayor al que conocía con las llaves del apartamento. Fue una violación, y una traición devastadora”, recoge la actriz en su libro. Preguntada en una entrevista para Good Morning America sobre si sintió que su madre la prostituyó, la intérprete se confiesa: “En lo más profundo de mi corazón, creo que no. No creo que fuera una transacción directa, aunque ella le dio permiso a hacerlo…y me puso en una situación peligrosa”, cuenta.

Moore abandonó la escuela secundaria antes de tiempo para dedicarse al espectáculo. Al llegar a Hollywood tan joven, cuenta que calmó sus miedos y temores con las drogas y el alcohol, lo que se convirtió en su perdición.
Abortó por culpa del alcohol

En 2003 empezó a salir con Ashton Kutcher, 16 años más joven que ella, se casaron en 2005 y se separaron en noviembre de 2011. En sus memorias, Moore cuenta por primera vez que se quedó embarazada al poco tiempo de empezar a salir con el actor. Sin embargo, la actriz sufrió un aborto cuando llevaba de seis meses de embarazo, había empezado a beber de nuevo, por lo que se culpó de la pérdida.

En la década de los 80, Demi Moore tuvo que ingresar en un centro para rehabilitarse de su adicción a las drogas y el alcohol que fue reincidente.

Bruce Willis, su salvador

Su matrimonio de 13 años con Bruce Willis y las tres hijas que tuvieron juntos fue una especie de salvación para la actriz. Es cierto que durante esa época pasó por muchos altibajos, pero siempre encontraba en el actor y en sus hijas la tabla donde agarrarse y continuar, como ella misma ha reconocido.

“Me dieron la oportunidad de redirigir el curso de mi vida antes de que destruyera todo. Claramente ellos vieron más de mí que yo misma. Y estoy muy agradecida porque sin esa oportunidad, sin su confianza en mí, hoy no estaría aquí”. El divorcio entre Willis y Moore no desintegró la familia, que mantiene una excelente relación y se reúne con asiduidad.

En Portada