Pasar al contenido principal
Redacción Central

Marco defiende a Anabel, su esposa

Marco Antelo es un caballero muy de este tiempo, como lo muestra el texto que sigue. “Mi esposa acaba de compartir esta foto en su página, y con tristeza empecé a notar que se llenó de un montón de críticas por su escote. Qué terribles somos como sociedad, qué poco hemos crecido. Leo cosas como: ‘Ya estás vieja para ponerte esa ropa’, ‘Eres una mujer casada, no deberías vestirte así’, en su mayoría escrito por mujeres, y, la verdad, qué poquito se ayudan entre ustedes mismas. ¿Qué tiene que ver su edad? ¿Qué tiene ver su estado civil? ¿La hace menos hermosa acaso estar casada?”.

“Las mujeres no son objetos a los cuales se les ponen limitaciones. Ella es libre de ponerse lo que le guste, usted también lo es. Por mi parte, me encanta que mi esposa se sienta y se vista sexy, por una simple y sencilla razón: lo es”.

“¿Quién soy yo para decirle qué se tiene que poner y qué no? Soy su esposo, no su dueño”.

“Quizás por pensar así mucha gente me critica a mí también, pero es el precio de vivir en una sociedad donde lamentablemente hay algunas mujeres mucho más machistas que los propios hombres”.

“¿Por qué mejor no la apoyamos?, y que una vez más sea una mujer la que nos haga sentir orgullosos de ser bolivianos”.Marco Antelo es un caballero muy de este tiempo, como lo muestra el texto que sigue. “Mi esposa acaba de compartir esta foto en su página, y con tristeza empecé a notar que se llenó de un montón de críticas por su escote. Qué terribles somos como sociedad, qué poco hemos crecido. Leo cosas como: ‘Ya estás vieja para ponerte esa ropa’, ‘Eres una mujer casada, no deberías vestirte así’, en su mayoría escrito por mujeres, y, la verdad, qué poquito se ayudan entre ustedes mismas. ¿Qué tiene que ver su edad? ¿Qué tiene ver su estado civil? ¿La hace menos hermosa acaso estar casada?”.

“Las mujeres no son objetos a los cuales se les ponen limitaciones. Ella es libre de ponerse lo que le guste, usted también lo es. Por mi parte, me encanta que mi esposa se sienta y se vista sexy, por una simple y sencilla razón: lo es”.

“¿Quién soy yo para decirle qué se tiene que poner y qué no? Soy su esposo, no su dueño”.

“Quizás por pensar así mucha gente me critica a mí también, pero es el precio de vivir en una sociedad donde lamentablemente hay algunas mujeres mucho más machistas que los propios hombres”.

“¿Por qué mejor no la apoyamos?, y que una vez más sea una mujer la que nos haga sentir orgullosos de ser bolivianos”.

En Portada