Pasar al contenido principal
Norman Chinchilla

Corte española protagoniza, por unos días, un “reality” real

Una abuela desea fotografiarse con sus nietas, a  la madre de éstas y yerna de aquella no le gusta la idea y se las ingenia para impedir la foto. Esa circunstancia debe ocurrir  docenas de veces  cada domingo, en todas partes. Pasa y ya.

Pero cuando el roce  en cuestión involucra a una señora de nombre geográfico y título rimbombante: Sofía de Grecia, reina emérita de España,  y a otra cuya vida parece un cuento de hadas  combinado con una novela rosa: Letizia, reina de España, casada con Felipe cuando éste era  Príncipe (¿azul?) de Asturias , en segundas nupcias pues las primeras fueron con su profesor, mucho mayor que ella,  toda  esa historia banal se convierte en un “reality” show,  real por doble partida.

Al desdén de Letizia por la ternura de su suegra, sucedió el abucheo recibido por ésta días después, luego, más imágenes de líos familiares y, ayer  el tropiezo de Rey en una alfombra.

 

ASUNTO PRIVADO

La casa Real de España no ha emitido explicación alguna sobre  el tema pues considera que es “es un asunto privado”.

En Portada