Pasar al contenido principal
EFE y AFP

Los demócratas ganan la Cámara de Representantes pero Trump evita la "ola azul"

En Estados Unidos los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes en las elecciones de medio mandato, un revés para el presidente Donald Trump que, sin embargo, se salvó de la temida "ola azul" y mantuvo la mayoría republicana en el Senado.

Los demócratas ganaron oficialmente los 218 escaños suficientes para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes, mientras que los republicanos continúan con el control del Senado con al menos 51 escaños.

En estas elecciones estaban en juego 435 bancas de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y 36 gobernaciones así como numerosos cargos locales y estatales.

Según las proyecciones de las cadenas de televisión, los demócratas tomarán el control de la Cámara de Representantes por primera vez en ocho años, cambiando el equilibrio de poderes en Washington, donde Trump gozó del favor de las dos cámaras desde su llegada a la presidencia tras su sorpresiva victoria en 2016.

Por su parte el presidente Donald Trump en su primera reacción a los resultados, esta madrugada, ya valoró positivamente los resultados.

"Un tremendo éxito esta noche. ¡Gracias a todos!", escribió el mandatario en un escueto tuit.

 

 

"Contrapoderes"

Los estadounidenses eligieron un 116ª Congreso dividido, lo que augura que los dos últimos años del gobierno de Trump van a ser movidos.

Pese a contar con un expediente económico descollante, con una expansión de la economía y un desempleo del 3,7%, perder el control del Congreso es un revés para Trump.

Ahora los demócratas podrán no sólo bloquear iniciativas del mandatario sino también investigar sus finanzas y ahondar en la presunta colusión entre su equipo de campaña y Rusia en 2016, aumentando la posibilidad de que se inicie un proceso de destitución en su contra, aunque con escasas posibilidades de éxito.

"Hoy se trata más que de demócratas y republicanos, se trata de restaurar los poderes y contrapoderes constitucionales en la administración Trump", dijo Nancy Pelosi, la actual líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, que probablemente vuelva a presidirla.

"Un Congreso demócrata va a trabajar en soluciones que nos unan, porque todos hemos tenido suficientes divisiones", agregó sin embargo.

Muchas nuevas caras

Pese a que no se concretó la idea de una victoria aplastante que llegó a plantarse en algún momento de la campaña entre los demócratas, el partido logró importantes triunfos y aporta al nuevo Congreso un crisol de nuevas voces.

En Florida, Donna Shalala se quedó con el escaño de la legendaria republicana Ileana Ros-Lehtinen, la primera cubana-estadounidense que llegó al Congreso y quien se jubila; en tanto en Virginia Jennifer Wexton desbancó a la saliente Barbara Comstock.

En el Senado, Bob Menéndez fue reelecto en Nueva Jersey, para alivio de los demócratas, que temían que las acusaciones de corrupción en su contra, y las que fueron retiradas tras un juicio nulo, le costaran el escaño.

Representación de mujeres

En total, ayer  resultaron elegidas 103 mujeres, que se suman a las 10 senadoras que mantienen su escaño al no estar en juego, informa el diario digital Politico.

La neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata latina y de 29 años, y que se ha convertido en la congresista más joven de la historia de EEUU, es un claro símbolo de ese avance, aunque no ha sido la única mujer e hispana en acceder al Capitolio.

Verónica Escobar y Sylvia García comparten el honor de ser las primeras hispanas en representar a Texas en el Congreso, mientras que Debbie Murcasel-Powell, de origen ecuatoriano, dio una de las grandes sorpresas al imponerse a su rival en Florida con más del 50 por ciento de los votos.

 Ilhan Omar, nacida en Somalia en 1981, y Rashida Tlaib, hija de inmigrantes palestinos, serán las primeras musulmanas en el Congreso.

 Además, en enero dos indígenas se sentarán por primera vez en la Cámara de Representantes: Deb Haaland (Nuevo México) y Sharice Davids, que será además la primera persona abiertamente LGTB de Kansas en el Congreso.