Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Los demócratas alistan oposición; Trump amenaza si lo investigan

EFE y AFP

Los demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos se preparaban desde ayer para ser el cuerpo opositor a las políticas del presidente Donald Trump, después de dos años de control absoluto de los republicanos en la Casa Blanca y las dos Cámaras del Congreso.

Trump, en tanto, expresó en una conferencia de prensa su confianza en llegar a acuerdos con los demócratas, pero amenazó con cerrar la puerta a esa cooperación y “paralizar el Gobierno” con una “guerra” política si le abren investigaciones en su contra

La líder demócrata, Nancy Pelosi, quien se convertirá a partir de enero en la presidenta de la Cámara Baja, dijo ayer estar dispuesta a trabajar conjuntamente con el mandatario, pero subrayó que la victoria de su bancada responde al deseo de los estadounidenses por “restaurar la salud de la democracia”.

“Creemos que tenemos la responsabilidad de buscar un terreno común donde podamos (trabajar)”, dijo Pelosi en una rueda de prensa.

La líder, quien ya fue presidenta de la Cámara Baja entre 2006 y 2010, recordó haber trabajado conjuntamente con el expresidente republicano George W. Bush (2001-2009), y concluyó sus comentarios con una cita de Ronald Reagan en la que el exgobernante republicano se mostraba a favor de la inmigración y la diversidad.

Del otro lado, y aunque perdió el control de la Cámara Baja, Trump perfiló ayer como “increíble” e “histórico” el resultado obtenido por su partido, e insinuó que su inminente batalla con la reforzada oposición al Ejecutivo le beneficiará de cara a su campaña de reelección en 2020.

“Si eso ocurre (y me investigan), vamos a hacer lo mismo (contra los demócratas desde el Senado) y el Gobierno se paralizará y les echaré la culpa”, dijo Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

“Y eso probablemente será mejor para mí políticamente. Creo que sería extremadamente bueno porque creo que soy mejor en ese juego que ellos”, agregó.

Preguntado por si no le sería posible negociar con los demócratas en temas legislativos al mismo tiempo que se opone a cualquier investigación en su contra, Trump respondió que no. “Si hacen eso, será la guerra”, alertó.

En un tuit matutino, Trump había amenazado con usar el control republicano del Senado para abrir investigaciones contra los demócratas por “filtración de información confidencial” y otros temas, en caso de que decidan indagar sobre él.

Los demócratas, que tomarán en enero las riendas de la Cámara Baja, han prometido reabrir la investigación del Comité de Inteligencia sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016, además de indagar en algunas políticas de Trump y usar su poder para exigir las declaraciones de impuestos del Presidente.

Trump ha desechado la tradición presidencial de publicar anualmente su declaración de la renta, e insistió en que esos documentos “están bajo auditoría” y son tan complejos que “la gente no los entendería”.

El mandatario combinó esas amenazas con alabanzas a la que probablemente será la próxima presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a la que había criticado duramente durante la campaña electoral.

 

218 escaños demócratas son los ganados en la Cámara Baja, suficiente para tener mayoría; los republicanos dominan el Senado con 51 curules.

 

NUEVAS RELACIONES DE FUERZA POLÍTICA

Nancy Pelosi, quien probablemente sea la presidenta de la Cámara de Representantes, asegura que la prioridad en la lista es un paquete de medidas de ética y reforma electoral.

La única esperanza de Trump de pasar leyes es trabajar codo a codo con los demócratas, lo cual puede ser una gran carga para un hombre que ha pasado los últimos meses despreciando a sus oponentes políticos con palabras bastante agresivas.

Sin embargo, la preocupación más inmediata para el Presidente es que los demócratas están preparándose para hacer un escrutinio de su administración.

 

DATOS

Eligen a un número récord de mujeres. Estados Unidos eligió a 95 mujeres para la Cámara de Representantes y al menos 13 para el Senado, lo que lleva la representación femenina al récord del 22 por ciento, que supone una subida de dos puntos porcentuales respecto a su presencia actual.

Los demócratas quitan cuatro gobernaciones. Los demócratas arrebataron cuatro gobernaciones a los republicanos en los estados de Nuevo México, Michigan, Illinois y Kansas.

Primeras indígenas del Congreso. Las demócratas Sharice Davids y Deb Haaland se convirtieron en las primeras mujeres indígenas estadounidenses elegidas al Congreso en Washington.

Florida hace honor a su fama de elección reñida. Las elecciones intermedias confirmaron que Florida es un estado donde las elecciones se deciden por un escaso margen y en consecuencia pueden pasar días sin conocerse ganador.

 

LA DIVERSIDAD TRIUNFA EN LAS ELECCIONES DE EEUU

EFE

La elección de un buen número de latinos, afroamericanos, dos nativoamericanas y dos musulmanas para el Congreso y la del primer gobernador abiertamente homosexual confirmó en las elecciones del pasado martes que representar la diversidad ya no es un lastre en la política estadounidense.

El ejemplo más visible son los hispanos que lograron 37 escaños en la Cámara Baja y los tres que seguirán en el Senado, tras las reelecciones del republicano Ted Cruz y el demócrata Bob Menéndez.

La lista de conquistas latinas arranca con una puertorriqueña, que con sus 29 años es la más joven en llegar al Congreso: la socialdemócrata Alexandria Ocasio-Cortez.

Octavio Pescador, politólogo de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), asegura que “Ocasio-Cortez llega como la voz de la esperanza”.

Los votantes también confiaron en las hispanas Verónica Escobar y Sylvia García.

Otra hispana es la ecuatoriana Debbie Mucarsel-Powell, que arrebató el escaño al conservador Carlos Curbelo, de origen cubano.

“El discurso blanco de Trump impulsó tanto a candidatos como electores a enseñarnos que ser estadounidense no necesita ser blanco”, indica Pescador.

Así lo demostró Sharice Davids, la primera nativoamericana de la comunidad LGBT en llegar al Congreso por Kansas. Otra indígena en el Capitolio será Deb Haaland, que obtuvo una amplia victoria en Nuevo México.

En Portada