Pasar al contenido principal
FINANCIAL TIMES

Jair Bolsonaro, el retorno del gobierno del “hombre fuerte”

El ascenso de Jair Bolsonaro no sólo se trata de un drama estilo telenovela brasileña. Es un evento de importancia mundial, el último capítulo de una historia sobre la destrucción de las normas liberales y el auge del populismo.

La primera ronda de las elecciones presidenciales brasileñas ha dejado a Bolsonaro, un populista de extrema derecha, en una perfecta posición para ganar la presidencia a fines de mes. Si completa su victoria el 28 de octubre, Bolsonaro se convertirá en el último miembro de un club mundial de líderes autócratas que incluye a Vladimir Putin en Rusia, Xi Jinping en China, Narendra Modi en India, Recep Tayyip Erdogan en Turquía, Rodrigo Duterte en el Filipinas, Viktor Orban en Hungría y, por supuesto, Donald Trump en Estados Unidos.

Este grupo abarca tanto democracias como autocracias, tanto en Occidente como en Oriente, pero vinculado por un estilo de gobierno altamente personalizado que combina el nacionalismo con un culto al liderazgo y un desprecio por las normas liberales, como una prensa crítica y las tribunales independientes.

La adición de Brasil al grupo de países bajo el gobierno de “hombres fuertes”es muy significativa. Es el quinto país más poblado del mundo y el más grande de América Latina. Hasta hace poco, era visto como el modelo de una nación que había acogido exitosamente la globalización y la democracia, y había dejado atrás los días oscuros del autoritarismo. Pero una recesión salvaje, una serie de escándalos de corrupción y la desilusión con el Partido de los Trabajadores (PT) de izquierda han desacreditado a los políticos de Brasil.

América Latina fue la sede de los gobiernos autocráticos hasta fines de la década de 1980. En 1978, había sólo tres democracias en todo el continente. El panorama político estaba repleto de juntas militares y dictadores de uniforme, como el chileno Augusto Pinochet o el argentino Jorge Videla.

Pero a finales de la década de 1980, la democracia había triunfado en la mayor parte del continente. La transición a la democracia en Brasil en 1985, que puso fin a más de 20 años de gobierno militar, fue un momento particularmente significativo debido al tamaño del país y a su rol como líder regional.

Sin embargo, al igual que Brasil desempeñó un papel importante durante un ciclo de historia internacional de décadas de duración (que vio la expansión de la libertad política y económica en todo el mundo) ahora amenaza una vez más con ser parte de una tendencia política global. Pero esta vez, el movimiento se está alejando del liberalismo y girando hacia la autocracia.

Por supuesto, es importante destacar que si gana, Bolsonaro habrá llegado al poder a través de una elección democrática, no por un golpe militar, pero Bolsonaro, un excapitán del Ejército, en realidad ha provocado la comparación con autócratas latinoamericanos del pasado al elogiar repetidamente a los gobernantes militares de Brasil de 1964 a 1985, quienes, según él, salvaron al país del comunismo y brindaron un rápido crecimiento económico y del orden público.

Bolsonaro fue defensor del control estatal de la economía, pero ahora aboga por la privatización y los recortes de impuestos. Como resultado, los mercados han ido subiendo junto con sus fortunas políticas. Algunos simpatizantes dicen que sus comentarios más escandalosos están diseñados simplemente para llamar la atención y dramatizar un tema. Son comentarios que son (como se dijo una vez de Trump), “destinados a ser tomados en serio, pero no literalmente”.

Pero Estados Unidos está respaldado por instituciones sólidas y siglos de democracia que funcionan como una restricción para un líder autocrático. Las tradiciones e instituciones democráticas de Brasil son más débiles. La elección de Bolsonaro no significa el fin de la democracia brasileña, pero probablemente inicia una era en la que el presidente del país muestra un desprecio por las normas de una sociedad libre, como el Estado de derecho, los tribunales independientes y la prensa libre.

Bolsonaro ha prometido dar rienda suelta a la Policía brasileña para enfrentar la ola de delitos violentos. Según una medición, siete de las 20 ciudades más violentas del mundo se encuentran en Brasil y hubo más de 60 mil homicidios el año pasado. El apuñalamiento casi fatal de Bolsonaro durante las últimas etapas de la campaña electoral ha dramatizado la amenaza de la creciente violencia y, comprensiblemente, ha aumentado la simpatía por el candidato.

En su énfasis en el crimen y su afición por los años de gobierno militar, Bolsonaro evoca a Duterte, quien llegó al poder en Filipinas en 2016, respaldado por la desesperación popular con respecto el crimen y la corrupción. Desde que asumió el cargo, Duterte ha desatado a escuadrones de la muerte de la Policía contra presuntos delincuentes. También ha ordenado el arresto de opositores políticos.

Filipinas y Brasil hicieron sus transiciones a la democracia en la misma época. Ferdinand Marcos cayó en la revolución del “poder del pueblo” en Filipinas en 1986, un año después de que José Sarney se convirtió en el primer presidente civil de Brasil desde la década de 1960.

Hace 30 años, ambos países formaban parte de una tendencia global esperanzadora que duró décadas. Ahora, el temor debe ser que estamos entrando en una fase nueva y más oscura de la historia mundial, y que una vez más Brasil está personificando esa tendencia.

En Portada

  • Al menos 15 casos de narcotráfico enlodaron a autoridades del país
    En la última década se ha conocido al menos 15 casos en el que se han visto involucrados -mediante fotografías, videos y otros - asambleístas y autoridades edilicias, sobre todo del Movimiento Al Socialismo (MAS), con presuntos narcotraficantes. En los últimos días, el ministro de Gobierno,...
  • El expresidente Pastrana también crítica a Almagro por apoyar a Evo
    Un día después de que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, señalara que no permitir a Evo Morales ir a otra reelección sería un acto “discriminatorio”, el expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, criticó esa opinión, pero además envió una carta al...
  • MAS proclama a sus candidatos en medio de críticas por uso de bienes
    Chimoré colapsó ayer con la presencia de miles de personas entre comunarios, funcionarios y seguidores del presidente Evo Morales en el acto de inicio de campaña que terminó convirtiéndose en una peregrinación de varios kilómetros sobre la carretera debido a que todas las vías de acceso...
  • Luisito disfruta en Bolivia de la cultura aimara, de lugares y la comida
    Luis Villar Sudek, conocido como “Luisito Comunica” por su canal en YouTube, durante su visita por el país está recorriendo varios lugares con los cuales queda fascinado, el último la ruta de la muerte, en Coroico. Asimismo, ya degustó desde una salteña hasta la sopa de cardán. En cada una de sus...
  • Partido FARC ratifica su compromiso con el acuerdo de paz
    Bogotá  El partido FARC ratificó su compromiso con el acuerdo de paz de Colombia en una carta enviada a sus militantes un día después de que volviera a ser detenido uno de sus líderes, Jesús Santrich, quien fue ingresado ayer en un hospital de Bogotá por problemas de salud. Los líderes de ese...