Pasar al contenido principal
AGENCIAS

La Suprema de EEUU respalda el veto migratorio de Donald Trump

La Corte Suprema de EEUU validó ayer el decreto de Donald Trump que pone obstáculos al ingreso de ciudadanos de países mayoritariamente musulmanes, cuando su política de “tolerancia cero” fue suspendida por falta de espacio de detención para todas las familias que cruzan la frontera con México.

Por cinco votos a cuatro, la Corte consideró válida la última versión del decreto, que afecta el ingreso de ciudadanos de cinco países mayoritariamente musulmanes (Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen), así como de Corea del Norte, y también de algunos funcionarios de Venezuela.

Estados Unidos consideró el decreto una medida necesaria ante las preocupaciones por la seguridad nacional.

“En resumen, el lenguaje (...) es claro y el decreto no excede ningún límite de la autoridad del presidente”, escribió el juez John Roberts.

La versión aprobada del decreto aplica a unas 150 millones de personas, habitantes de los seis países, y es considerado “antimusulmán” por sus opositores.

“La Corte Suprema apoya la prohibición de viajes de Trump. Guao!”, tuiteó Trump tras conocerse la decisión.

“Esta decisión también es un momento de profunda reivindicación, luego de meses de histéricos comentarios de los medios y políticos demócratas que se negaron a hacer lo necesario para proteger nuestra frontera y nuestro país”, afirmó luego.

“El Estado presentó una justificación suficiente en términos de seguridad nacional”, afirma Roberts en su fundamentación.

El texto en cuestión es la tercera versión de un decreto que había provocado una ola de rechazo mundial luego de ser puesta abruptamente en vigor por la Casa Blanca el 27 de enero de 2017, una semana después de que Trump asumiera la presidencia.

Durante una audiencia solemne consagrada al texto en abril, los cuatro jueces progresistas del alto tribunal expresaron su preocupación por las acusaciones de que se trataba de una medida contra los musulmanes, cuando la Constitución estadounidense prohíbe la discriminación religiosa.

 

TRES MADRES DEMANDAN AL PRESIDENTE

Tres madres indocumentadas demandaron en la justicia al Gobierno de Trump para exigir que sean reunidas con sus hijas, de quienes las apartaron cuando fueron detenidas al pedir asilo en la frontera.

El recurso fue introducido ayer en una corte federal de California por el centro legal Public Counsel y la firma Sidley Austin LLP, y denuncia la política “inhumana”, “cruel e innecesaria política de separar padres refugiados de sus niños”.

“Cada minuto que esos niños continúan en custodia y separados de sus padres se construye un daño emocional”, dijo Mark Rosenbaum, directivo de Public Counsel.

 

SE MULTIPLICAN LOS ACTOS DE REPUDIO A ALIADOS DE TRUMP EN LUGARES PÚBLICOS

La polarización política ha saltado ferozmente a la arena pública en los últimos días en EEUU. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, expulsada de un restaurante. La secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, abucheada en otro. Lo mismo le ocurrió a Stephen Miller, asesor de Trump y emblema de la mano dura en inmigración, al que llamaron “fascista” en un local de comida. Y Pam Bondi, fiscal general de Florida y defensora habitual del Presidente, fue insultada en una sala de cine. “Eres una persona horrible”, le espetaron.

La multiplicación de actos de repudio público contra aliados de Trump -sin precedentes recientes y agigantados por el altavoz de las redes sociales- ha abierto un debate sobre los límites de la tolerancia y la discrepancia política en un país donde la libertad de expresión es sagrada, pero también existe una creciente tendencia social a rodearse de personas de la misma ideología. Apenas hay leyes en EEUU que prohíban a un comercio negar servicio a un cliente por su opinión política. Por ejemplo, el pasado abril un juez de Nueva York desestimó el caso de un hombre que alegó que fue echado de un bar por llevar una gorra de apoyo a Trump.

“Podemos estar en desacuerdo pero deberíamos poder hacerlo libremente y sin daño”, dijo Sanders este lunes en su valoración en persona de lo sucedido.

En Portada