Pasar al contenido principal
Wilson Aguilar

Gobierno se victimiza y lleva temas internos a foros internacionales

Durante la última semana, el presidente Luis Arce utilizó dos foros internacionales para atacar a la Unión Europea (UE) y a la Organización de Estados Americanos (OEA), y hablar de su teoría de presunto golpe de Estado, entre otros.

Especialistas en relaciones internacionales sostienen que el Gobierno se victimiza y lleva problemas internos, domésticos a instancias que no corresponden.

“El mundo y la sociedad boliviana está cansada de permanentes acusaciones sobre hechos que no están aportando a mirar la luz al final del túnel, porque todos los países del mundo y Bolivia incluida están esperando una salida de esta crisis económica, de esta crisis sanitaria (...). Yo creo que hay una exagerada intención de posicionar una agenda a nivel interno y en este caso el error es llevar esa agenda a un contexto internacional”, dijo el analista internacional, Álvaro del Pozo.

En tanto, su colega Andrés Guzmán señaló que lamentablemente estas acciones que lleva adelante el Gobierno, de la mano del primer mandatario, lo único que hacen es aislar al país.

“Está bastante dirigida a justificar la narrativa que ellos tienen del golpe de Estado al tratar de imponer esa versión de los hechos, pero a costa de aislar al país, eso es lo lamentable. Claramente se acusa a la Unión Europea y a otros organismos que antes no teníamos inconvenientes con ellos. Es decir, durante el Gobierno de Evo Morales, si bien había una retórica contraria a Estados Unidos y OEA también en ciertos momentos, ahora es nuevo el hecho de que se apunte contra la Unión Europea, eso obviamente tiene los efectos de aislamiento para el país”, afirmó.

La primera arremetida del gobernante contra la OEA  y la UE fue durante la celebración de la Sexta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en México, entre el 18 y 19 de este mes.

“La OEA en vez de actuar bajo los mandatos de la Carta Democrática actúa en contra de los principios de la democracia. Su creciente injerencia en los asuntos de los Estados no contribuye a la solución pacífica de controversias, sino que las genera. Es un organismo obsoleto e ineficaz que no responde a las necesidades de nuestros Estados ni a los principios del multilateralismo. Ante ello, es clara la necesidad de fortalecer la Celac”, señaló en la oportunidad.

El otro embate del mandatario fue este 23 de septiembre durante el desarrollo del 76° período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el que acusó a la OEA y la UE de participar en el supuesto golpe de Estado de 2019.

“La ruptura del orden constitucional en mi país tuvo participación de políticos nacionales, políticos que en las urnas no cuentan con el respaldo del pueblo, malos efectivos de la Policía y las Fuerzas Armadas, comités cívicos, Iglesia católica y medios de comunicación hegemónicos, pero también contó con la participación de la OEA, a través de su secretario general Luis Almagro, de otros gobiernos como el anterior de Argentina que enviaron armas y municiones a los golpistas, el propio representante de la Unión Europea y de otras Organizaciones No Gubernamentales de origen internacional”, afirmó ante el pleno.

Problemas domésticos

El abogado, diplomático y analista internacional Álvaro del Pozo Carafa sostuvo que el presidente Arce se equivocó de escenario para referirse a temas internos en un foro internacional como el de la ONU.

“Ha utilizado este foro un poco para llevar casi problemas de carácter doméstico como la imposición, digamos, en la agenda política de un supuesto golpe de Estado, la acusación a la OEA , a la Unión Europea que hoy sí parece un poco excesivo. La Unión Europea a lo largo de su historia contemporánea es uno de los espacios regionales y de integración que más ha aportado a las democracias, incluso la operación de la UE ni siquiera ha estado condicionada como lo han hecho algunos países, por lo tanto, es una incongruencia llevar a un foro de tal naturaleza como es la Asamblea General de las Naciones Unidas”, indicó.

Aseguró que las acusaciones sin fundamentos lo único que generan es que el acusador salga mal parado.

“Acusaciones a bloques regionales que tienen un prestigio absolutamente demostrado como es la Unión Europea, por lo tanto, quien acusa a alguien que no tiene los antecedentes como para organizar un golpe, apoyar un golpe sólo queda mal quien lleva esa acusación. La Iglesia lo propio, se ha levantado el nombre la Iglesia. Creo que se ha perdido la oportunidad en la que el presidente Arce podría haber mostrado qué es lo que se pretende hacer los próximos cuatro años que le queda de mandato, cómo vamos a superar esta crisis económica y cómo vamos a superar la crisis sanitaria, como vamos a superar el tema de educación, de salud, cómo vamos a encarar un proceso de integración regional y activo, efectivo”, reflexionó.

Guzmán, al respecto, dijo que “el discurso en todo caso debería estar centrado en los problemas más urgentes de la gobernanza mundial, que esos son los temas que se tienen que debatir, asumir en esa instancia el cambio climático, las migraciones, la pandemia, la crisis económica a lo cual si hizo cierta referencia, pero no fue el tema central de su discurso, sino utilizó la retórica victimista, que ya era parte del Gobierno de Evo Morales”.

Entre julio y agosto pasado, el expresidente y líder cocalero de Chapare, Evo Morales, que renunció a su mandato el 10 de noviembre de 2019, señaló a la Unión Europea de ser partícipe del presunto golpe de Estado que maneja el partido azul, de la misma manera atacó a la Iglesia católica.

En principio, el Gobierno cuestionó el rol de la UE y otros en el proceso de pacificación.

Sin embargo, el líder de los cocaleros del trópico de Cochabamba empezó a manejar la retórica de que la Unión Europea fue partícipe del presunto golpe de Estado.

El 9 de mayo de este año, Morales en su programa dominical en Kawsachun Coca, señaló: “Lamento mucho lo que está pasando en la Unión Europea y quiero decirlo de frente, como el embajador de la Unión Europea (en ese entonces León de la Torre Krais) participó en el golpe de Estado en el 2019 junto a los jerarcas de la Iglesia católica, ahora los van a defender pues, porque son cómplices del golpe de Estado y su Parlamento tiene que defenderlos”.

Cabe señalar que estas afirmaciones surgieron después de que el Parlamento Europeo aprobó una resolución conjunta en el que expresa su preocupación por “la falta de independencia e imparcialidad” del sistema judicial, lo que provoca la falta de “confianza de los ciudadanos”. Además, detecta una injerencia manifiesta en el poder judicial ejercida con “presiones políticas” para incidir en los procesos; así como pidió la liberación de exautoridades, como DE la expresidenta Jeanine Áñez y el respeto al Estado de derecho.

El analista internacional Guzmán señaló que “es lamentable que el MAS considere como asunto internacional que Argentina  hubiese participado y otros países, pero claramente es un tema interno de Bolivia del cual en todo caso no se aceptaría ningún tipo de injerencia e intromisión”.

 

LA UE RECHAZÓ LAS SINDICACIONES DEL MAS

REDACCIóN CENTRAL

Ante las afirmaciones de que la Unión Europea (UE) participó del presunto golpe de Estado que maneja el partido azul, esta organización mediante un comunicado rechazó tales sindicaciones.

La UE junto con las misiones diplomáticas de los Estados Miembros de ese organismo en Bolivia rechazaron “categóricamente” las acusaciones de haber participado en 2019 en una “conspiración con el objetivo de preparar un golpe de Estado” en el país.

El comunicado de la UE señala que en noviembre de 2019, en medio de la crisis política y social que vivió Bolivia tras las elecciones fallidas de ese año, ese organismo “ayudó a facilitar reuniones, bajo el liderazgo de la Iglesia, involucrando a actores clave de todos los partidos” incluido el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS).

El objetivo de esas reuniones era “ayudar a pacificar el país en tiempos de extrema tensión facilitando una plataforma para el diálogo con el propósito de evitar más violencia y poner fin a la crisis que sacudió el país”, indica el boletín.

“La UE y Bolivia mantienen desde hace mucho tiempo relaciones basadas en un diálogo bilateral sostenido”, finaliza el comunicado de ese organismo.

La UE ha sido acusada en varias ocasiones por el MAS de su supuesta implicación en lo que el Ejecutivo considera un golpe de Estado contra el entonces presidente Evo Morales, por las gestiones realizadas en 2019 para acercar a los sectores en conflicto.

 

BUSCAN QUE LA CELAC REEMPLACE A LA OEA

La Celac nació en 2011 bajo el impulso del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, quien decía que era necesario crear un organismo con los mismos miembros de la OEA, pero sin Estados Unidos. Según el embajador ante la ONU, Diego Pary, “la OEA ha perdido toda validez, no tiene ni la autoridad moral ni siquiera la representatividad de los Estados para hacer ese trabajo que le corresponde a la Celac”.

 

ACCIÓN DE LA PROCURADURÍA

En mayo pasado, el Gobierno envió un informe a la delegación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Bolivia, legaciones diplomáticas y otras organizaciones de derechos humanos, con el objetivo de explicar que en 2019 se gestó un “golpe de Estado” contra el mandato de Evo Morales.

El procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, indicó que el documento se remitió como una respuesta a la solicitud que hizo el organismo internacional. En éste se explica que no se cumplió con el procedimiento constitucional para que Jeanine Áñez asuma la presidencia del Estado tras la renuncia Evo Morales.

“Todo conduce a que en el país el 10 de noviembre se ha consumado un golpe de Estado con la renuncia de Evo Morales a su mandato (...). Se ha enviado información a la ONU destacando estos acontecimientos y el incumplimiento de los procedimientos constitucionales para la sucesión de mando”, afirmó Chávez para justificar el envío de información.

 

RETÓRICA DEL MAS

-El presidente Luis Arce, durante su discurso en conmemoración del Día del Trabajo, afirmó que en Bolivia se produjo un “golpe de Estado”, además pidió a las organizaciones sociales y a los afiliados a la Central Obrera Boliviana (COB) defender la recuperación de la democracia.

- El legislador supraestatal del Movimiento Al Socialismo (MAS) Adolfo Mendoza, representante de Bolivia ante el Parlamento Andino, también sustentó esa narrativa ante esa instancia internacional y cuestionó la resolución que emitió el Parlamento Europeo que pidió la liberación de la expresidenta Jeanine Áñez.

- El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, cuestionó que los eurodiputados hayan emitido un pronunciamiento sin visitar el país. Consideró que deben hablar con las familias de las víctimas de Sacaba y Senkata.

- La expresidenta Jeanine Áñez fue detenida en marzo, junto a los exministros Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán, por la denuncia de supuesto “golpe de Estado”.

 

 

 

 

En Portada