Pasar al contenido principal
Redacción Digital

Cocaleros afines al MAS se dividen, pero logran tomar la Adepcoca

Después de cuatro años de quiebre entre el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) y la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de los Yungas, además de varios intentos fallidos del partido azul de tomar la sede de Villa Fátima, este lunes una facción de cocaleros afines al Gobierno se hizo de las instalaciones del mercado legal que era regentada por Armin Lluta, presidente orgánico de la organización.

En medio de incidentes internos y enfrentamientos por parte del grupo cocalero afín al MAS en la lucha por tomar el control, en un ampliado en el que se pretendía elegir a un directorio Arnold Alanes, quien fue electo el pasado 4 de septiembre, llegó a la sede de Adepcoca para tomar las riendas.

En tanto, en el ampliado que se realizó en medio de grescas, tras superar la suspensión, el sector de Elena Flores eligió como nuevo presidente a Fernando Calle.

Entonces, ahora existen tres directorios paralelos, dos facciones del MAS y una que responde a Lluta, que se disputan el control del mercado legal de la coca en La Paz.

Toma

La intervención de la sede de Adepcoca se inició desde la madrugada de este lunes. Según denuncian los líderes orgánicos, en ésta intervino la Policía y los grupos afines al MAS.

Con el uso de petardos, dinamita, armas de fuego, las facciones cocaleras del MAS asaltaron la infraestructura del mercado legal, además de tomar como rehenes a cinco dirigentes del directorio de Armin Lluta, que posteriormente pasaron a manos de la fuerza del orden.

Para tener el control total de Adepcoca, los cocaleros que responden a Elena Flores, afín al MAS, se concentraron en Chuquiaguillo para reunirse y nombrar un nuevo directorio. Este hecho fue rechazado por Alanes, toda vez que habría sido electo en los primeros días de septiembre en el marco de un acuerdo suscrito con el Ministerio de Gobierno.

Luego de los enfrentamientos internos de los productores azules, Alanes fue a la sede de Adepcoca en la plaza del Maestro, Villa Fátima, e ingresó sin mayor oposición, luego de conversar con el mando policial, que resguarda la infraestructura para evitar más enfrentamientos.

Después de la posesión simbólica, Alanes en su discurso señaló: “Estoy profundamente agradecido, a pesar de tanta discriminación, este joven se compromete con el pueblo, porque nunca me he comprometido con esos grupos que se han llenado los bolsillos”.

Asimismo, hizo un llamado a un pacto de “hermandad” a las organizaciones que forman parte de Adepcoca y aseguró que “no entregará” el mercado de coca al Gobierno como acusaron otros dirigentes.

Más  conflictos

Ante la toma de la sede de Villa Fátima, productores de coca que responden a la Adepcoca orgánica, desde los Yungas anunciaron que arribarán a la ciudad de La Paz para defender y recuperar su organización.

A través de FM Bolivia, recordaron que la institución es privada, pero que el gobernante MAS llevó adelante acciones para cooptar el sector cocalero yungueño y tener el control como en Chapare.

Dijeron que anteriormente armaron un caso por presuntos malos manejos económicos, pretendieron que la Adepcoca sea administrada por antiguos dirigentes, conformaron el directorio paralelo de Flores, procesaron penalmente a sus máximos dirigentes, abrieron un mercado paralelo al mercado legal de la hoja de coca, entre otros.

“Varias fueron las acciones, pero las bases defendieron su mercado, nuevamente lo harán ante esta nueva arremetida”, dijo un dirigente en contacto con la emisora.

 

Anuncian procesos por violencia contra cocaleros

El directorio orgánico de Adecoca anunció la activación de procesos penales contra las personas que atacaron y tomaron por la fuerza el mercado legal de Villa Fátima con el uso de petardos, dinamita e incluso armas de fuego.

La abogada Evelín Cossío, representante de Armin Lluta, indicó que la toma violenta de la sede cocalera en La Paz fue  planificada.

“Estamos formalizando ante la Fiscalía por porte y portación de explosivos, porte y portación de armas de fuego, porque no puede ser que en nuestro país se esté permitiendo  que civiles estén usando armas”, dijo.

Agregó: “No entendemos por qué se ha prestado la Policía a efectos de poder ingresar a Adepcoca”, porque cualquier acción debe ser en días hábiles.

“Hubo un primer intento en  marzo de este año, donde de igual manera la Policía se ha prestado a este tipo de hechos”, sostuvo Cossío.

En tanto, Salustiano Mamami, dirigente de los cocaleros del bloque que lidera Armin Lluta, denunció que el hecho dejó tres heridos con balines y dinamitas y al menos 50 rehenes.

“Como delincuentes, durante la madrugada grupos afines al Gobierno y en compañía de la Policía intervienen Adepcoca. Se han registrado tres heridos con balines y han tomado al menos a 50 rehenes que los han encerrado e incluso amenazaron con soldar la puerta”, explicó.

 

Gobierno da por cerrado el conflicto

El Ministerio de Gobierno sostiene que el conflicto de Adepcoca concluye con la posesión de una nueva directiva y que se viabilizó a través  del  “Gran diálogo por la paz y el consenso”, realizado el pasado mes de julio.

El diálogo se suscitó luego de diferentes acciones violentas que se registraron en el sector de Los Yungas, donde personas armadas acabaron con la vida del cabo Miguel Ángel Quispe y otros efectivos policiales resultaron heridos.

Refiere que en la elección del nuevo directorio participaron casi 24.000 votantes, donde resultó ganador Arnold Alanes, de la regional Chamaca.

En Portada