Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Fiscalía: "Hubo negligencia, irregularidades e intromisión de servidores, pero no manipulación de datos"

El director de la Fiscalía Especializada en Corrupción, Aldrin Barrientos, señaló que el estudio del Grupo de Investigación Deep Tech Lab de BISITE, de la Fundación General de la Universidad de Salamanca (España), no niega la existencia de irregularidades y negligencia en el proceso electoral de 2019, por parte de la empresa Neotec, pero concluye que no generó una alteración dentro de los resultados del cómputo oficial.

"El informe que han presentado los peritos establece la existencia de irregularidades, no se está negando la existencia de las irregularidades o de la negligencia con la cual se ha manejado el proceso electoral a partir de la empresa Neotec; sin embargo, en este caso, a diferencia de la OEA (Organización de Estados Americanos), los peritos son concluyentes al determinar que ese escenario no ha generado una alteración dentro de los resultados del cómputo oficial", explicó en una entrevista con Bolivia TV, en el programa "Primer Plano".

"Esa es la parte determinante que a nosotros nos interesa y que se está utilizando como un elemento más, tal vez uno de los más importantes que se tiene, a efecto de dar lugar al sobreseimiento", añadió.

Barrientos recordó que el equipo de peritos fue dirigido por el ingeniero Juan Manuel Corchado, una alta autoridad académica profesional dentro del circuito español, doctor en Informática e Inteligencia Financiera, además de ser director del Parque Científico y decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca.

Explicó que el informe de análisis de integridad electoral, entregado por los peritos, tiene 230 páginas y es resultado de tres meses de trabajo en los que se proporcionó toda la información requerida.

Barrientos indicó que entre las conclusiones, el estudio destaca que en 2019 se denunció que al paralizarse la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), se paralizó también el cómputo oficial; sin embargo, la pericia concluye que el suministro de información de ambos sistemas, tanto del TREP como del cómputo oficial, tenía una alimentación independiente.

Además, dijo que se identificó servidores no contemplados inicialmente.

"Estos saltos en los protocolos fueron identificados por la pericia; sin embargo, a pesar de existir la intromisión de estos dos servidores no reportados inicialmente, ninguno de ellos constituye una base de datos ni del TREP ni del cómputo oficial. Eran simplemente servidores perimetrales, que permitían generar ciertas aplicaciones para poder dar lugar a la generación de credenciales para quienes estaban generando la administración de todos estos registros. No eran base de datos a efectos de poder generar algún tipo de alteración", aseveró.

Barrientos también dijo que la integridad de las bases de datos del TREP y del cómputo oficial estableció que no existió ninguna alteración, a la que inicialmente se hizo referencia.

Aseveró que los resultados están en el servidor OEP 2, y esa base de datos no ha sufrido ningún tipo de alteración, y tiene similitud del 99% a la base de datos que inicialmente había tenido el TREP.

En Portada