Pasar al contenido principal
ERBOL

Tras sobreseimiento, Antonio Costas dice que se "siente un hombre libre" y cuestiona a la OEA

Después de conocer que la Fiscalía determinó cerrar el caso denominado fraude electoral con el sobreseimiento de los implicados, el exvocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, expresó: “hoy estoy feliz. Me siento un hombre libre nuevamente, aunque nunca perdí la libertad”.

Costas era Vicepresidente del TSE en 2019 y fue detenido el 10 de noviembre de ese año, luego de que la OEA publicó un informe en que se advertían irregularidades en el cómputo electoral que impedían validar los resultados.

“Se ejercitó el atropello más gran que existió. Yo fui presentado como delincuente, enmanillado, pero Dios te manda pruebas pues finalmente y eso me ha enseñado mucho”, expresó en entrevista con Erbol.

Costas y los otros implicados en el caso fueron sobreseídos por la Fiscalía, después de revelarse una pericia encargada al “Grupo de Investigación Deep Tech Lab de BISITE” de la Fundación General de la Universidad de Salamanca – España, la cual identifica que hubo negligencia al usarse dos servidores informáticos que no estaban previstos en el sistema del TSE, pero no hubo una manipulación de los resultados electorales.

Costas reconoció que hubo negligencia. “No se puede utiliza por ejemplo el servidor B01, que había sido utilizado para el entrenamiento, como esa plataforma de acceso y control a los usuarios que van verificar”, mencionó, sin embargo, el exvocal enfatizó que no se afectó los resultados.

Cuestionó el trabajo de la OEA en 2019 y señaló que el organismo en realidad no hizo una auditoría, mientras que en cambio la Universidad de Salamanca sí se dio su tiempo para hacer el estudio.

Sostuvo que la OEA metió al país en un “monumental problema” el 2019 y que en algún momento habrá que pedir cuentas a quienes integraron las misiones de observación y de “auditoría”.

También Costas cuestionó a la empresa Ethical Hacking, que era encargada de auditar el sistema en 2019 y que reveló las anomalías que hubo entonces.

Uno de los aspectos observados por Ethical Hacking fue la cantidad de ingresos del gerente de la empresa Neotec, Marcel Guzmán de Rojas, al sistema informático del TSE, aún cuando la votación estaba en curso. Al respecto, Costas, señaló que Guzmán de Rojas había ingresado al software del TSE para corregirlo.

El exvocal aseveró que no se justifican las observaciones de esa empresa Ethical Hacking y que tenía “intereses de tipo subalterno”. 

Consideró que en el fondo de lo sucedido en 2019 estaban intereses electorales de toma del poder.

Señaló que no sabe se pedirá un resarcimiento, puesto que ahora se concentra en vivir su felicidad con familia y amigos.  

Enseñanzas 

Después de lo ocurrido, Costas manifestó que existen enseñanzas para el futuro, como que los partidos deben ser más serios al organizarse en su control electoral.

También indicó que el TSE debe preservar a sus profesionales, puesto que el 2019 hubo despidos de muchos funcionarios antes de las elecciones. Señaló que es de mucho cuidado que tener a profesionales informáticos que conozcan del proceso electoral.

Otra enseñanza es que no se puede confiar de manera amplia al proveedor del sistema, como ocurrió con Neotec, puesto que si bien considera que no hubo manipulación, sí tenía acceso de usuario amplio y que eso no puede ocurrir a futuro.

En Portada