Pasar al contenido principal
ABI

Conminan a trabajadores a reanudar el servicio, de lo contrario las FFAA tomarán el control

LA PAZ |

El director Ejecutivo de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana), Jhonny Vera, conminó hoy a los trabajadores de esa entidad a reanudar los servicios, de lo contrario, anunció que las Fuerzas Armadas (FFAA) tomarán el control de las terminales aéreas en todo el país.

La medida se asumirá en el marco de la seguridad nacional, luego los empleados de Aasana protagonizan una serie de medidas de presión por reivindicaciones laborales.

"Vamos hacer un plan de contingencia, vamos a tomar los aeropuertos con las Fuerzas Armadas; las torres de control serán operadas por controladores de la DGAC (Dirección de Aeronáutica Civil). Si no vienen los sindicatos en el curso de la tarde voy a intervenir los aeropuertos", advirtió Vera.

El Ejecutivo exhortó a los dirigentes sindicales a deponer actitudes y abrirse al diálogo; afirmó que ya no hay motivos para que sigan movilizados, pues ayer se transfirieron los fondos para el pago de sus sueldos, en el entendido que iniciaron protestas porque no se les canceló el salario de septiembre.

Ante la determinación de los dirigentes del sindicato, la Dirección de Aasana resolvió postergar el pago de salarios de septiembre hasta que retornen a sus funciones. 

"La plata está lista, pero cómo vamos a pagar si están en paro, están bloqueando los aeropuertos. Que se sienten a dialogar y nos digan qué es lo que realmente quieren", planteó Vera. 

Los fondos transferidos por el Ministerio de Economía cubren la totalidad del salario por el anterior mes y el 67% de agosto; asimismo, hasta el viernes de esta semana se cubriría el pago por horas extras adeudadas, explicó el ejecutivo.

"El retiro del dinero y los depósitos a las cuentas de los trabajadores debe cumplir requisitos. Desde las 14.00 de ayer los dirigentes sindicales conocían que era cuestión de horas", puntualizó

Actualmente, Aasana cuenta con 1.209 trabajadores, lo que demanda una planilla de cerca de 11 millones de bolivianos cada mes.

En Portada