Pasar al contenido principal
ABI

Migración denuncia presunto daño económico al Estado por la emisión irregular de 68.382 visas chinas

La Dirección General de Migración denunció este jueves, ante la Fiscalía, a cuatro exfuncionarios de esa institución, acusados de haber generado un presunto daño económico al Estado de al menos 4,7 millones de bolivianos, por la emisión irregular de 68.382 visas chinas, entre el 2017-2019.

"Hemos detectado profundas anomalías que no responden a errores y omisiones, sino a un verdadero 'modus operandi' de una banda criminal que manejaba Migración durante la gestión del delincuente confeso y prófugo Juan Evo Morales", afirmó el director general de Migración, Marcel Rivas.

Por tanto, se presentó la denuncia contra cuatro exautoridades de la Dirección General de Migración, afines al MAS, entre ellas, las exdirectoras de Migración, Cosset E. y Yanet S., además de exjefes de la Unidad de Extranjería y Pasaportes, Andre B. S. y Glubert G., respectivamente.

Las personas fueron denunciadas por los delitos de peculado, cohecho pasivo propio, incumplimiento de deberes, beneficios en razón del cargo y uso indebido de influencias.

Rivas explicó que en los últimos meses se hizo una investigación sobre los trámites de visas que se reaizaron en los últimos tres años, del Gobierno del MAS, y se encontró una serie de anomalías.

De acuerdo con la investigación en el sistema informático, se emitieron 68.382 visas: en 2017, 25.018 documentos; el 2018, 30.416; y el pasado año, 12.948 visas.

Después de realizar una proyección y análisis, se calcula que cada año el 10% de los trámites de visas asiáticas no fueron pagados, calculando un presunto daño económico al Estado de 4,7 millones de bolivianos.

En un muestreo aleatorio de 250 trámites de visas, se verificó que el 10%, es decir, 25 ciudadanos extranjeros, no pagó por visa de ingreso a Bolivia.

Calculando el costo de visas no pagadas, se reporta la pérdida de 17.500 bolivianos, solo en este muestreo, tomando en cuenta el precio de 300 UFV's.

"El Movimiento Al Socialismo no era ni es un partido político, el MAS es una banda criminal de delincuentes que tomaron por asalto las instituciones del Estado y a través del poder ejercían sus delitos", precisó Rivas.

En Portada