Pasar al contenido principal
ABI

Núñez: "La Asamblea está haciendo política, no le interesa el bono, le interesa generar el caos"

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, consideró este lunes que a la Asamblea Legislativa, controlada por el Movimiento Al Socialismo (MAS), en realidad no le interesa el denominado "Bono Contra el Hambre", sino, generar caos, incertidumbre y confusión entre la población.

"La Asamblea está haciendo política, no le interesa el bono, le interesa generar el caos, incertidumbre y confusión en la población", manifestó Núñez, después de que el Legislativo dispuso pagar el beneficio social de 1.000 bolivianos con recursos provenientes de créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.

La autoridad aclaró que los contratos para acceder a esos créditos ni siquiera fueron sancionados, además que ya tienen un objetivo determinado y acordado mucho antes de que el nuevo bono sea propuesto por el MAS, en contraposición al anuncio que hizo la presidenta Jeanine Áñez, de pagar el Bono Salud, de 500 bolivianos.

Entonces, "estos créditos no pueden ser destinados para otros fines que no sean para los que fueron contratados (o gestionados), de lo contrario se estaría induciendo a una malversación de fondos. Estos contratos han sido usados e incorporados irresponsablemente en la Ley (del Bono Contra el Hambre), sin una renegociación previa con los organismos financiadores", lamentó Núñez.

Por ello, según el Ministro de la Presidencia, incluso los organismos financiadores de esos créditos ya se pronunciaron aclarando que los recursos no son para pagar el bono que aprobó el MAS.

"Los representantes del BID y del Banco Mundial cursaron notas oficiales manifestando que no sería un gasto elegible ni total ni parcialmente. Han demostrado claramente que esos recursos no son para pagar este bono que pretende el MAS", remarcó. 

Además, la autoridad dijo que en caso de una modificación del destino de los recursos, esta situación involucraría una renegociación de los créditos, lo cual tomaría su tiempo y, por tanto, "tampoco podría cumplirse" la ley del MAS para pagar el bono de 1.000 bolivianos.

Sin embargo, el gobierno de Áñez no se opone al bono. "Es más, aclaramos que estamos dispuestos a pagarlo siempre y cuando la Asamblea Legislativa apruebe los créditos de la CAF y la Agencia Francesa de Desarrollo, (porque) con esos recursos sí es viable", señaló.

Hace unas horas, la presidenta Áñez presentó ante el Tribunal Constitucional una acción de inconstitucionalidad sobre la Ley Contra el Hambre, que después de su aprobación, incluso fue promulgada por la presidenta del Senado, Eva Copa.

Con ese recurso judicial "se solicita la declaratoria de inconstitucionalidad (de la cuestionada norma) por vulnerar la consulta previa al Órgano Ejecutivo, el principio constitucional de coordinación entre Órganos del Estado y el principio de seguridad jurídica, pero además por usurpar funciones del Órgano Ejecutivo", precisó Núñez.

En Portada