Pasar al contenido principal
Wilson Aguilar

Estudiantes pasan a grado superior con el avance de 30% de la currícula

Los estudiantes de educación regular de unidades fiscales, privadas y de convenio serán promovidos a un grado inmediato superior sólo con haberse ejecutado entre un 20 y 30 por ciento del programa curricular, informaron diversas fuentes.

El avance presencial sólo fue un poco más de un mes, desde el 3 de febrero al 10 de marzo, cuando se interrumpió el proceso de enseñanza aprendizaje por la declaratoria de emergencia sanitaria en el país.

El dirigente de la Confederación de Trabajadores de Educación Urbana de Bolivia (CTEUB), Rolando Alejo Reynoso, refirió que lamentablemente los alumnos de todos los ciclos: inicial, primaria y secundaria sólo desarrollaron labores de conocimiento en las diferentes áreas en un mínimo porcentaje, incluso algunas unidades educativas no lograron siquiera un 5 por ciento de avance.

“Es complicado establecer el porcentaje de avance de los estudiantes de los diferentes grados, porque las actividades escolares se interrumpieron a poco de un mes de iniciarse las clases, para posteriormente estar a la espera de una instrucción de clases virtuales que no se iniciaron de forma inmediata a la suspensión, pero además considerar el gran ausentismo de los alumnos a este proceso. Entonces, considero que se avanzó muy poco”, puntualizó el representante de los maestros urbanos del país.

En lo que se refiere a las actividades escolares en los establecimientos privados, se conoció que ingresaron al proceso virtual un poco más rápido, pero que al igual que en los fiscales y de convenio el desarrollo curricular fue mínimo, se podría decir que se avanzó a duras penas entre el 25-30 por ciento.

El pasado domingo, la administración  de la presidenta Jeanine Áñez  dispuso  la clausura del año escolar gestión 2020 en todas las unidades educativas públicas, privadas y de convenio, ante la imposibilidad de continuar en la modalidad de educación virtual, debido a las dificultades de acceso al internet en el área rural.

“Hemos visto por conveniente clausurar el año escolar a partir del 31 de julio y se aplica desde el lunes 3 de agosto. Esto implica la promoción de estudiantes al grado inmediato superior”, informó el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

Agregó que en lo que resta de esta gestión, el Ministerio de Educación continuará fortaleciendo la formación y capacitación de los maestros para el manejo de los recursos educativos de las modalidades a distancia y virtual.

Los maestros de base sobre el avance curricular y la forma de encarar el trabajo explicaron que ante la carencia de computadoras recurrieron al uso de WhatsApp para impartir sus clases.

“En este periodo nos hemos visto obligados a reinventarnos para poder continuar con en contacto con nuestros alumnos. Para dar nuestras clases se realizó un levantamiento de las condiciones con las que contaban nuestros estudiantes y lo más adecuado fue el WhatsApp, una aplicación que está al alcance de la mayoría”, explicó la profesora Mirtha de Zárate.

Agregó que en el avance curricular se ha establecido priorizar temas de mayor incidencia en la formación y dejar de lado otros puntos, por lo que se puede determinar que de lo programado para el trimestre respectivo se avanzó entre 40 y 50 por ciento, y en lo que va de la gestión será entre el 20 y 30 por ciento.

Otra maestra contó que se hizo lo posible para impartir las materias a los estudiantes a través de redes sociales, pero esto se limitó a aquellos que tenían las condiciones necesarias.

Iglesia católica lamenta clausura del año escolar

Instituciones educativas de la Iglesia católica de Bolivia mediante un comunicado lamentaron ayer el cierre del año escolar como resultado del diálogo fallido entre las autoridades educativas, dirigentes y padres de familia. Por tanto, instan a no detener la educación priorizando la formación y crecimiento humano de los estudiantes.

“La educación no puede detenerse porque es como detener la vida, es truncar ilusiones, es detener la formación y el crecimiento humano, cultural y espiritual de miles de niños, adolescentes y jóvenes”, señala el pronunciamiento hecho público por Fernando Bascopé, presidente del Área de Educación de la Conferencia Episcopal Boliviana.

En el documento se hace énfasis en los efectos que tiene la medida en la educación privada que vive momentos de “angustia y zozobra” que afectan a los maestros y demás dependientes de estas instituciones educativas, pese a que en este tiempo de pandemia por la Covid-19, la educación católica, pública de convenio y privada extremó esfuerzos, con creatividad y responsabilidad, para la aplicación de modernas plataformas virtuales.

Asimismo, destaca la labor de los maestros que con esfuerzo y creatividad llegaron a las casas de sus estudiantes con alimentos, datos para internet y llevando tareas a aquellos que no contaban con acceso a la red. Ante este esfuerzo, la Iglesia indica que no claudicará en la misión de educar.

En Portada