Pasar al contenido principal
ANF

"Piedad", el grito de pacientes con cáncer que peregrinan por atención durante pandemia

LA PAZ |

"Me ha rebrotado mi cáncer", cuenta con voz llorosa Lucía de 46 años, una paciente de cáncer de ovario, que es mamá y papá para su hijo de 14. Desde que el Gobierno decretó la cuarentena por el coronavirus (Covid-19), debe sobrevivir vendiendo pan, porque no consigue trabajo para mantener a su retoño y su salud se debilita cada vez más.

Hace poco, los médicos le dieron la mala noticia de que "el cáncer ha vuelto" y tiene que operarse de inmediato porque se detectó que el tumor está creciendo de forma acelerada y aplastando su riñón izquierdo, lo que no permite que funcione correctamente. 

Desesperada y adolorida, Lucía acudió al hospital de Clínicas de la zona de Miraflores en La Paz para la cirugía y consiguió un espacio, sin embargo, los galenos le pidieron que presente un examen de Covid-19, caso contrario no la atenderían. Se llevó una sorpresa porque la derivaron a otra clínica privada para los laboratorios y, ahí, se enteró que las pruebas cuestan entre Bs 350 y 1.000.

Recorrió varios centros de salud privados para conseguir los resultados de forma rápida, ya que en el Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, le dijeron que la respuesta de los análisis demoraría al menos 14 días. Tuvo que ir a pie buscando el más económico porque no tiene dinero suficiente y necesita someterse a la cirugía para calmar el dolor de los riñones que le dificulta para caminar.

"He recorrido varios laboratorios, más de cuatro. En el hospital me han pedido el examen para atender, si no tengo, no me operan. Es muy caro, pero he conseguido una prueba rápida y también fui al Sedes, de ahí me han mandado a Alto Obrajes, pero me han dicho que iba a tardar los resultados", dice a ANF.

Lucía admite que la prueba rápida no le sirvió para someterse a la cirugía, porque en esos resultados arrojó que era positivo y al mismo tiempo, negativo para el virus. Según cuenta, hubo un error y, por eso, debe esperar los resultados del Sedes. 

"En la hoja que me han entregado en ese laboratorio decía negativo, y más abajo positivo. No me han dicho ni siquiera que me aísle y no tengo los síntomas, pero por precaución estoy en cuarentena. Tengo nomás que esperar al Sedes, ellos me han dicho que me van a llamar", agrega.

Lamenta que este tipo de "requisitos" sean barreras para acceder a su tratamiento en el nosocomio miraflorino. Con tristeza afirma que hace más de una semana que debería ser operada, pero sigue en espera.

"Ya es más de una semana y no me dejan entrar al hospital para mi operación. Piedad, por favor. Tenemos que peregrinar de un lado a otro para nuestros estudios, como lo tomografía y, ahora también, para los exámenes del Covid-19, el Sedes no entiende que somos pacientes vulnerables y que el cáncer no espera", implora.

Así como Lucía, hay varios otros enfermos oncológicos que sufren por conseguir el examen del laboratorio, muchos acuden al Sedes, pero la institución está saturada con la sobredemanda para las pruebas y eso dificulta la atención a este sector que se vio afectado fuertemente por la cuarentena y los pacientes se ven obligados a acudir a clínicas privadas; a todo aquello se suma la precaria situación económica en la que se encuentran, que convierte la situación en un drama, ya que en su gran mayoría se dedican al comercio informal como la panadería, venta de verduras, gelatinas y no obtienen lo suficiente.

Andrea de 46 años, otra paciente con cáncer cervicouterino, cuenta que peregrinó cuatro días, en busca de un laboratorio para la prueba del Covid-19; de al menos seis que visitó cuatro no tenían reactivos. En el que logró hacer el análisis el costo fue de Bs 400 y recién con los resultados le atendieron en Urología del hospital de Clínicas, reitera que sin los análisis no pueden ser atendidos en el nosocomio.

"He estado caminando de hospital en hospital como cuatro días. Estaba con hemorragia ni así me han querido atender, es muy difícil en nuestra situación peregrinar para que nos atiendan. No se puede, no puedo y no quiero morir porque tengo cuatro hijos, mi último apenas tiene 6 y no lo quiero dejar solo", afirma.

Relata que le diagnosticaron la enfermedad en 2015 y que, junto a su esposo y sus hijos, han luchado para vencer el cáncer. Sin embargo, admite que los últimos años, su salud se ha visto afectada y más durante este tiempo de pandemia,  en el cual su pareja, que es el único que aporta económicamente a su hogar, siendo albañil no encuentra trabajo.

Por eso implora a las autoridades que ayuden a su sector a acceder a los exámenes de Covid-19 de forma ágil y sin tanto trámite.

"Que nos ayuden, por favor. Nos podemos morir yendo de un hospital a otro. Muchos no tenemos plata, mi esposo no está trabajando desde que ha comenzado la cuarentena. No trabajo desde que me enfermé, en mi casa nomás estoy, me duele mi cintura, tengo fiebre y no me da ganas de comer", dice llorando.

La presidenta de la Asociación de Pacientes con Cáncer del Hospital de Clínicas, Rosario Calle, señaló a ANF que los enfermos están atravesando por un momento complicado para acceder a sus tratamientos por el coronavirus.

"Les han pedido el examen de Covid-19 y muchos pacientes no tienen recursos económicos, pedimos a las autoridades, tanto al Ministerio de Salud y el Sedes que (las pruebas) sean gratuitos para esta población, que es sumamente vulnerable. La están pasando muy mal, muchos se dedican al comercio informal, sobreviven vendiendo gelatina y refrescos, y por la cuarentena no están saliendo a trabajar porque son poblaciones vulnerables", señala.

Dice que los laboratorios del hospital de Clínicas no están atendiendo a los enfermos, sino que los galenos están enviando a otros centros privados para que se hagan la prueba del Covid-19.

"El doctor dice que es para evitar que haya contagios porque ya habido casos de coronavirus en el hospital, entonces para poderlos cuidar no se están haciendo los laboratorios en el hospital", indica.

Calle asevera  también que las sesiones de quimioterapia se suspendieron en ese establecimiento y que solo se realizan los tratamientos de braquiterapia, ya que el nosocomio hace más de una semana se declaró en emergencia y decidió suspender consultas externas a causa de los contagios que se reportaron en el personal de salud y pacientes, al igual que el cierre de los hospitales Gastroenterológico y Tórax.

"Es preocupante la situación de los pacientes, hay algunos que necesitan cirugías y ahora no lo están haciendo (...). Pedimos a la Ministra de Salud, (a) la Presidenta, que puedan facilitar este tipo de atención porque se trata de vidas y el cáncer avanza", dice. ANF contactó al departamento de Comunicación del Sedes La Paz para realizar una entrevista con el director de esa institución, pero no obtuvo respuesta.

En Portada