Pasar al contenido principal
Redacción Central

La gente se olvidó de la seguridad y las autoridades improvisaron

Ni el reporte de 10 mil enfermos por coronavirus llevó a que la gente tenga un comportamiento seguro ante la flexibilización de la cuarentena en varias ciudades del país. A esto se suma la improvisación de algunas autoridades, que desconocieron el índice de riesgos municipal o empresas que hicieron caso omiso a las Resolución Ministerial 233/20.

El primer lugar donde se evidenció la irresponsabilidad fueron las calles de Cochabamba, La Paz y Sucre. La gente hizo largas colas para acceder a servicios o ingresar a instituciones sin distancia de seguridad.

Algunas personas no portaban barbijo, pese a que es obligatorio por norma. Tampoco se respetaba la distancia social.

Y esto empeoraba en grupos de amigos que caminaban lado a lado en las calles o conversaban a menos de un metro de distancia.

Algunas autoridades expresaron molestia por la conducta de la gente, que se olvidó del alto nivel de contagio de esta enfermedad y la cantidad de muertes que provocó.

En municipios como Cochabamba o El Alto se pudo ver incluso empujones para entrar a los vehículos de transporte público.

El presidente del Colegio Médico de Cochabamba, Édgar Fernández, señaló que también hubo un error de las autoridades que fue levantar de manera tan brusca la cuarentena rígida.

“Las dos últimas semanas hubo como una cuarentena dinámica, pero en casi ningún lugar se aplicó porque la mayoría optó por seguir con la cuarentena rígida. Y ahora directamente se levanta para que sólo las actividades nocturnas, que no son muchas, estén suspendidas”, observó Fernández.

A esto se suma que varios municipios catalogados de alto riesgo, como La Paz, Cochabamba, El Alto o Quillacollo, decidieron retornar a las actividades cuando la Resolución del Ministerio de Trabajo indica, en el artículo 2 inciso a, que en estos casos las actividades quedan suspendidas.

Es decir, hicieron caso omiso de esta normativa y optaron por planes de transporte que ni siquiera pudieron controlar, pues los tumultos de la gente rebasaron al personal que estaba intentando poner orden en las zonas más caóticas de estas ciudades.

La Paz
Desde tempranas horas, en la urbe paceña hubo aglomeración de personas para abordar el transporte público. De acuerdo a la Alcaldía de La Paz, los motorizados que prestan el servicio sólo pueden transportar a ocho pasajeros, pero en los operativos se detectaron minibuses con hasta nueve personas.
Otros transportistas fueron detenidos por no cumplir con las medidas de bioseguridad, como portar alcohol en gel, separadores de plástico y uso de barbijo. Por esa situación, en la sede de gobierno se detuvo a 50 dueños de vehículos infractores.

Respecto a las actividades económicas, en la ciudad paceña se suspendieron a 25 negocios por incumplir las medidas de protección, una de las actividades sancionadas atendía a comensales en un comedor popular.

El Alto

El transporte público retornó hace una semana, pero los choferes siguen incumpliendo las restricciones. Algunos trasladan hasta 14 personas en un vehículo sin respetar la distancia social.

Una de las zonas donde se incumplen las restricciones es la Feria de Puente Vela, donde los comerciantes y clientes no usan barbijos ni respetan la distancia, informó el director de Ferias y Mercados, Luis Terceros.

Sucre

Rige una “cuarentena estratégica”, que determina una nueva etapa del confinamiento y permite la reanudación de actividades en varios sectores. Las personas salieron a las calles y el ruido de los vehículos volvió a apoderarse de varios sectores de esa ciudad.

Si bien las restricciones de salida por los números de carnet se mantienen, se evidenció mayor cantidad de personas en la calle en relación con otras jornadas.

Oruro

Al menos el 80 por ciento del transporte cumplió con las medidas de seguridad, pero 30 motorizados fueron retenidos.

Estos municipios optaron por la flexibilización luego del anuncio de flexibilización del Gobierno central.

 

RASTRILLAJE IDENTIFICA 227 SOSPECHOSOS EN BENI

Beni y Santa Cruz enfrentan el colapso del sistema de salud por los más de 6 mil casos de coronavirus que registran entre ambos. Por este motivo, decidieron mantener la cuarentena rígida, a diferencia del resto del país.

En Beni se determinó el encapsulamiento y que 65 brigadas de salud visiten a las familias casa por casa. Esta labor tuvo sus primeros resultados ayer.

El ministro de Defensa, Fernando López, informó que se logró detectar en el recorrido “casa por casa” en la ciudad de Trinidad un total de 227 casos de Covid-19, entre sospechosos y confirmados.

La autoridad informó que el operativo desplegado en coordinación con las Fuerzas Armadas, la Policía, Bomberos, médicos y funcionarios municipales, permitió visitar 6.620 domicilios y examinar alrededor de 33.037 familias.

“Se ha encontrado 257 casos, 30 sospechosos y 227 confirmados”, dijo a Bolivia TV.

Agregó que en el recorrido se vieron casos dramáticos. “Una señora de 34 años, a la que nuestros médicos la están estabilizando en su casa y una vez estabilizada será trasladada de inmediato al centro de recuperación de lo pacientes”, dijo.

Agregó que si en este recorrido con brigadas médicas no se hubiera encontrado a esta persona, seguramente ella en este momento continuaría delicada de salud en su propio domicilio sin recibir atención médica.

Las autoridades ponderaron la actitud de la población que se mantuvo en sus casas y acató las disposiciones de este encapsulamiento que durará hasta el viernes.

Santa Cruz

En este departamento también se decidió mantener la cuarentena rígida. Los hospitales colapsan y la gente está acatando la disposición de la Gobernación.

En este departamento se conoció que el secretario de Salud, Óscar Urenda, dio positivo a Covid-19 por segunda vez y por primera el alcalde de Portachuelo, Carlos Borja.

 

MUNICIPIOS PIDEN FONDOS Y AMDECRUZ BLOQUEARÁ

Desde el inicio de la cuarentena, los municipios de Bolivia denunciaron la disminución de recursos para funcionamiento y compras. Ahora, se encuentran con la responsabilidad de llevar adelante el desconfinamiento, por lo que se declararon en emergencia. En Santa Cruz anunciaron bloqueos.

“Lo injusto es que se nos dé toda la responsabilidad, pero no nos den un centavo más de recursos para luchar contra el virus. Por ello, como ciudades capitales, estamos emitiendo un comunicado, nos declaramos en estado de emergencia y exigimos los recursos que nos corresponden”, señaló la presidenta de la Asociación de Municipios de Bolivia (AMB), Rocío Molina.

En tanto, los municipios de Santa Cruz perdieron la paciencia y anunciaron bloqueos desde hoy durante 48 horas.

Desde el inicio de la cuarentena, los municipios dejaron de percibir un 67 por ciento de los recursos que corresponden a coparticipación tributaria. A esto se suma el anuncio que desde este mes se reducirá en un 80 por ciento el dinero que perciben por el IDH. “Es decir, los municipios estamos prácticamente sin recursos (…)Pedimos recursos de las donaciones solidarias”, insiste.

La AMB denunció hace semanas que hay municipios que no van a tener liquidez ni para pagar al personal de salud que depende de ellos.

En Portada