Pasar al contenido principal
Carmen Challapa Cabezas

Inacción de Fiscalía frena denuncias de víctimas de violencia

“Vuelva cuando termine la cuarentena” es la respuesta que la mayoría de las mujeres víctimas de violencia física y psicológica recibe de parte de los fiscales de turno, según denuncian activistas del colectivo Mujeres de Fuego.

Además de negarse a procesar los casos de las denunciantes, los funcionarios del Ministerio Público también rechazan brindar las medidas de protección que muchas víctimas demandan.

La representante del colectivo Mujeres de Fuego, Ángela Nogales, informó que a diario reciben cinco a seis llamadas de ayuda por parte de estas víctimas. Nogales dijo que el personal de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) atiende los requerimientos de las víctimas, pero el caso se paraliza cuando llega a la Fiscalía.

Margarita llegó varias veces a la Policía para denunciar las agresiones que recibe por parte de su esposo; pese a ello, debe continuar viviendo con su agresor.

“Desde hace mucho tiempo me maltrata mi esposo, se burla de mí, me insulta. Con miedo, fui a denunciar, pero mi esposo sólo recibió una citación para después que pase la cuarentena; mientras yo debo seguir a su lado porque no tengo a donde ir”, contó.

Con el transcurso de los días, Margarita ya no sólo recibe insultos, sino que ahora recibe amenazas de muerte por parte de su pareja. Teme por su vida. “Lamentablemente, en la Fiscalía ven a la violencia psicológica como un caso leve, pero no toman en cuenta las denuncias reiteradas de cada víctima”, manifestó.

Según los datos proporcionados por el colectivo Mujeres de Fuego, la mayoría de las denuncias provienen de la zona sur de Cochabamba, también de Quillacollo y Sacaba. Julieta, al no recibir la ayuda que esperaba y cansada de recibir los golpes e insultos de su concubino, sin encontrar ayuda ni otra alternativa, intentó quitarse la vida.

Nogales contó que en este caso lograron interceder y, tras varias gestiones, la víctima fue trasladada a un centro de acogida, donde recibe tratamiento psicológico y apoyo legal.

“Varias dejaron el proceso porque deben ir a la Policía y luego al Idif, de ahí a la Fiscalía y después nuevamente a la Policía. Esto representa una inversión económica fuerte para ellas y por eso deciden dejarlo así”, señaló Nogales.

De enero a la fecha, se registraron en el país 45 casos de feminicidio y 26 de infanticidios, s derechos de mujeres y niños. Esto representa una alerta para los grupos y colectivos que trabajan en defensa de las mujeres y niños.

 

NÚMEROS HABILITADOS

Las víctimas o cualquier testigo pueden comunicarse: Cochabamba: 60707069; La Paz: 61000523-67008570; Santa Cruz: 72042264; Potosí: 72042570; El Alto: 72042202; Beni: 72042709; Oruro: 62805818; Tarija: 78241690; Pando: 72042740; Chuquisaca: 72042698.

 

SANTA CRUZ REGISTRA OTRO CASO DE INFANTICIDIO

REDACCIÓN CENTRAL

El pasado fin de semana una niña de dos años llegó sin vida hasta la clínica San Isidro de la Villa 1ro de Mayo en el departamento de Santa Cruz, una nueva víctima de infanticidio.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) aprehendió a la madre de la menor y a su concubino, ambos acusados de matar a golpes a la niña de 2 años y tratar de encubrir el crimen el pasado domingo.

El director de la Felcc, José María Velasco, informó que el padrastro identificado como René M. H. en su primera declaración dijo que estaba en su patio junto a la niña luego recibió un llamado telefónico e ingresó a su habitación. Al volver, se percató de que la niña estaba tirada en el suelo como dormida y cuando se acercó notó que no respiraba y la trasladó hasta la clínica más cercana.

Sin embargo, en el interrogatorio donde se incluyó a la madre, Estefani R. S., no pudo justificar los hematomas que tenía la niña en su cuerpo. “René indicó que la golpeaba en ausencia de la madre por celos de su padre y porque no era su hija”, explicó el jefe policial.

El relato de la tía de la menor reveló que los maltratos eran recurrentes, no sólo por parte del padrastro, sino también de su madre.

La madre quedó aprehendida por complicidad por no dar a conocer las lesiones de su hija. El informe forense determinó como causa de la muerte un politraumatismo.

En Portada