Pasar al contenido principal
ANF

En La Paz, médicos están preocupados por flexibilización de la cuarentena y temen que contagios se disparen

Preocupación y temor sienten los médicos de la ciudad de La Paz y El Alto ante la flexibilización de la cuarentena, que ya comenzó el lunes en la urbe alteña y se prevé que ocurra lo mismo el próximo 1 de junio en la sede de gobierno. Los profesionales temen que por la aglomeración de personas y ante el incumplimiento de medidas de bioseguridad, los contagios de coronavirus (Covid-19) se disparen en ambas ciudades.

El dirigente del Sindicato de Ramas Médicas (Sirmes) de El Alto, Daniel Cazas, relató que desde el inicio de la pandemia, los hospitales y centros de salud de esa urbe siguen atravesando una crisis por falta de implementos de bioseguridad, recursos humanos y equipos para afrontar el coronavirus e incluso reveló que los propios salubristas se compran sus barbijos, guantes y otros elementos para protegerse del virus.

Cazas dice que con la vuelta a la "normalidad" en esa ciudad, los contagios se dispararán porque la población no respeta el distanciamiento social, provocando la aglomeración de personas, tanto en mercados, como en el transporte y las calles. Consideró que esa situación puede desencadenar contagios e influir en el colapso de los establecimientos de salud por la falta de condiciones.

"En la ciudad de el Alto poco a poco se está volviendo a la normalidad, esperemos que en estos días la cantidad de casos (de Covid-19) no se disparen porque no vamos a poder abastecer en nuestros hospitales. No tenemos las condiciones necesarias en los nosocomios y centros de salud", agregó.

Cazas señaló que los salubristas sienten miedo de contagiarse de Covid-19, demandó a las autoridades dotar de todos los insumos y equipos necesarios para afrontar la pandemia.

La preocupación es similar en La Paz, donde cinco profesionales instalaron el lunes una huelga de hambre en demanda de mejores condiciones en los establecimientos de salud y la inclusión a la Ley General del Trabajo. 

El representante de los galenos del sector público, Fernando Romero, aseveró este martes que, ante la inminente flexibilización de la cuarentena, las autoridades deben fortalecer los sistemas de salud, ya que consideran que los contagios se "multiplicarán". Por eso, exigió que se realice un plan de acción urgente.

"Estamos en total indefensión, no tenemos la capacidad para atender más pacientes de lo que estamos atendiendo en este momento. En cuanto haya un brote más fuerte de contagios, no se podrá atender", señaló.

Romero remarcó que se debe otorgar ítems a los profesionales para fortalecer el recurso humano de los hospitales, pruebas rápidas, reactivos para detectar el Covid-19 y equipos de bioseguridad para médicos y trabajadores en salud, que son los que se encuentran en primera línea.

"Estamos en un momento crítico, no tenemos terapia intensiva para ofrecerle a los pacientes. El Gobierno prometió un plan de fortalecimiento para hospitales, peor hasta hoy no llegó nada. Por actos de corrupción, los ventiladores que son urgentes ya no los tenemos, los reactivos tampoco los tenemos, el Gobierno está incumpliendo", afirmó.

El dirigente dijo que, en el segundo día de huelga de hambre, instalado en el hospital de Clínicas, se sumaron gremiales, transportistas, cocaleros y otros sectores que apoyan la demanda de los profesionales.

A nivel nacional, el Ministerio de salud reportó que hasta ayer (25/05) se registran 6,660 casos confirmados de Covid-19 y 261 decesos. Mientras que a nivel del departamento de La Paz, los casos acumulados llegan a 403, con 210 pacientes recuperados y 24 decesos, la mayoría de estos casos se registran en las ciudades de El Alto y La Paz.

En la urbe alteña, ayer, el transporte público reinició operaciones tras llegar a un acuerdo con la Alcaldía de El Alto, sin embargo, se pudo evidenciar que los pasajeros y los que prestan el servicio incumplen la normativa de bioseguridad poniendo el riesgo su salud.  

El 1 de junio, las actividades se reanudarán en la urbe paceña, tras dos meses de cuarentena. El transporte comenzará a funcionar hasta las 18.00, las actividades laborales y económicas serán hasta las 16.00. Por su parte, la comuna paceña alista una ley para definir los indicadores de riesgo sanitario que permitan sostener una cuarentena flexible.

 

En Portada