Pasar al contenido principal
Redacción Digital

Navajas se declara inocente: No estoy vencido, demostraré que se ha cometido una injusticia

El exministro de Salud, Marcelo Navajas, difundió hoy un audio en el que se declara inocente de las acusaciones por las presuntas irregularidades en la adquisición de 170 respiradores para la atención de pacientes con Covid-19. 

"Ahora que se consumó el abuso, quiero agradecer, en primer lugar, a mis colegas médicos, a los colaboradores que en diferentes etapas de mi trayectoria estuvieron junto a mí y a muchos pacientes que me han expresado su solidaridad. A todos ellos quiero decirles que estoy dolido, pero no vencido. Voy a seguir peleando para demostrar que se ha cometido una injusticia conmigo. Son momentos difíciles para mi familia, en particular para mi padre, un hombre de más de 90 años a quien no sé cómo explicarle que, por asumir un compromiso con el país, ahora estoy tras las rejas", expresó.

Dijo que se ha cometido una injusticia en su contra y que demostrará su inocencia. Esta madrugada fue detenido preventivamente, tras 12 horas de audiencia. 

También se dictó detención preventiva para el exdirector jurídico del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela; para el ex jefe de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Geovanni Pacheco; y para el supuesto “testigo clave” Fernando Humérez.

Las dos funcionarias técnicas, Ana Espinoza y Gabriela Pérez, obtuvieron detención domiciliaria por seis meses sin derecho a salidas laborales, informó el fiscal Ruddy Terrazas, miembro de la comisión que investiga el caso.

Los respiradores se cotizaron en Bolivia con el representante de los equipos GPAInnova en 12.500 dólares la unidad; pero se compraron en España en casi 28 mil con un crédito del BID, según la cotización No. 05/2020 del proponente, Grupo Cosin.

El Gobierno pagó 2.028.780 de dólares de los 4.773.600 que cuestan los 170 respiradores y ordenó suspender el restante mientras se investiga el caso. La empresa IME Consulting fue la intermediaria en la compra.

La compra de los 170 respiradores tuvo tres intermediarios y cada uno de ellos iba a ganar 340.000 dólares por haber hecho las gestiones de vincular al Ministerio de Salud con la fábrica.

Se trata del abogado Wálter Zuleta, quien fue contactado por el empresario Húmerez e hizo el vínculo con Inaqui García, representante de IME Consulting.

En Portada