Pasar al contenido principal
Nelson Peredo

Bolivianos relatan cómo viven la alerta en Italia por el coronavirus

Los bolivianos en Italia están pasando momentos difíciles debido a la propagación del coronavirus (Covid-19). Se estima que al menos 10.000 bolivianos residen en este país, la mayoría de ellos viven en las provincias del norte, que son justamente las más afectadas por el brote del virus.

Cuatro connacionales relataron a Los Tiempos las dificultades que ha ocasionado este virus en la cotidianidad de la gente. Coinciden en que la situación causó una “psicosis colectiva”, pero insisten en continuar sus actividades y retomar la normalidad en el marco de lo posible para superar este mal momento.

María del Carmen Baigorria es una cruceña que vive hace 19 años en Bérgamo, Lombardía, al norte de Italia, y desde hace varios días se queda en su casa con sus hijos porque las clases se suspendieron. Las tareas se presentan por internet.

“El ambiente que se vive entre los bolivianos es de psicosis en algunos casos y en otros de tranquilidad, por ejemplo, yo estoy en mi casa con mis hijos por esta semana porque los colegios están cerrados”, indicó.

Contó que su mamá trabaja en un restaurante y asiste a su fuente laboral con normalidad, sin barbijos y manteniendo sus horarios.

Pero, relató, en los supermercados “mucha gente la vive de manera histérica comprando como si estuviéramos en la tercera guerra mundial, barbijos no hay, desinfectantes tampoco, alcohol está escaso, básicamente hacemos lo que nos dicen los medios”.

Raquel Severich, una boliviana que vive hace 18 años en Milan, apuntó que su región junto a Lombardía son las más afectadas por el Covid-19 y que por ello se tomaron varias medidas.

“Milan es una ciudad comercial y económicamente muy fuerte, los bolivianos estamos trabajando, pero la cotidianidad está muy delicada porque tenemos niños en casa y aquí se necesita trabajar los dos, marido y mujer. Colegios y guarderías están cerrados, negocios trabajan poco, la psicosis es muy fuerte”, dijo.

Relató que se procura andar con barbijos, guantes o desinfectantes, insumos que en este momento no se encuentran en ningún lado. “Estamos muy alertas de andar en público, las actividades públicas fueron suspendidas, partidos de fútbol sin público, programas de TV sin público, no hay ningún tipo de acto religioso, cultural o político, todo está muy controlado”, indicó.

Ronald Gutiérrez tiene un restaurante en Bérgamo y recibió varias instrucciones del Gobierno italiano para evitar la propagación del virus. “Estamos muy preocupados porque no sabíamos que tan rápido hubiese llegado el virus a Lombardía, pero las autoridades nos han hecho llegar un escrito donde dice cómo debemos prevenir y reaccionar ante este virus”, dijo.

Sonia, una joven que vive 14 años en Bérgamo, relató que el coronavirus se expande bastante rápido, “pero no es que hay que tener miedo, hay que nutrirse bien, porque ataca a personas que tienen alguna enfermedad o defensas bajas”.

 

10 mil bolivianos viven en Italia. Se estima que la mayor parte en el norte del país.

 

17 MUERTOS Y 650 CASOS EN ITALIA

La Protección Civil italiana proporcionó ayer el último balance de casos de contagio de coronavirus, que subió a 650, incluyendo 17 muertes.

Día antes, el balance era de 400 casos y 12 decesos, todas personas ancianas con graves patologías.

Lombardía es la región más afectada por el contagio con Covid-19 con 14 muertos, los otros dos decesos ocurrieron en Véneto y uno en Emilia-Romaña. Todas estas regiones están en al norte de Italia, donde reside una gran cantidad de bolivianos.

 

INSTALAN DOS ESCÁNERES DETECTORES EN AEROPUERTO

REDACCIÓN CENTRAL

El médico de turno de la Unidad Médica del Aeropuerto Jorge Wilstermann (UMA), Jesús Fuentes, confirmó, ayer, la llegada de dos escáneres detectores de temperatura, como alerta frente al coronavirus.

El equipo termográfico, consta de dos escáneres, uno grupal y otro individual, con la finalidad de controlar el arribo de pasajeros del exterior. Este equipo reduce el tiempo de espera en las oficinas de Migración, donde fue instalado, explicó Fuentes.

“De 38 grados para arriba, estamos hablando de una fiebre, entonces el pasajero al que se le detecte esta temperatura es separado del grupo  como probable portador de coronavirus”, agregó.

Bolivia tuvo dos casos sospechosos de coronavirus que fueron descartados; uno fue en Cochabamba y otro en La Paz.

En Portada