Pasar al contenido principal
Redacción Digital

Análisis publicado en The Washington Post dice que no hay "evidencia estadística” de fraude en Bolivia

Una nota de opinión publicada en el diario estadounidense The Washington Post, basada en un estudio estadístico elaborado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusett (MIT), señala que no hay "evidencia estadística" de fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre de 2019.

“Bolivia calificó sus elecciones de octubre como fraudulentas. Nuestra investigación no encontró ninguna razón para sospechar fraude”, apunta el encabezado que usa datos del estudio realizado por John Curiel y Jack Williams, investigadores del Laboratorio de Ciencia y Datos Electorales del MIT.

Asimismo, la nota de opinión dice que “mientras Bolivia se prepara para una elección de cambio el 3 de mayo, el país permanece en disturbios luego del golpe de Estado respaldado por el ejército el 10 de noviembre contra el presidente en ejercicio, Evo Morales”.

El estudio refuta el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) denominado "Análisis de Integridad Electoral" de las elecciones generales del 20 de octubre, en el que concluyó que hubo una "manipulación dolosa" y señaló la imposibilidad de validar los resultados.

El equipo de auditores de la OEA denunció además la alteración de actas y el redireccionamiento del flujo de los datos del proceso a dos servidores ocultos que no estaban controlados por el personal de Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo que permitía "la manipulación de datos y la suplantación de actas".

La OEA halló 12 irregularidades graves, hizo seis observaciones y concluyó que no es posible dar certeza de los resultados del sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP).

Sin embargo, el análisis publicado en el Washington Post afirma que la OEA “no cita ninguna investigación previa” para demostrar que hubo fraude con la paralización de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares  (TREP).

Pese a poner en duda el informe de la OEA, la nota de opinión admite que la discontinuidad del conteo a través de la TREP “puede ser evidencia de manipulación”.

Al respecto, Morales escribió en Twitter que “es una evidencia más del monumental robo que Mesa, Áñez, Camacho y Almagro hicieron a los bolivianos”.

En Portada