Pasar al contenido principal
ERBOL

Activistas de 2003 critican y rechazan el regreso del exasesor de Goni a Bolivia

El exejecutivo de la Central Obrera Regional de El Alto (COR) Roberto de la Cruz expresó su preocupación por el regreso de Manuel Suárez Ávila, exsecretario privado de Gonzalo Sánchez de Lozada, durante la guerra del gas de 2003, como el nuevo viceministro de Relaciones Exteriores por encargo de la presidenta Jeanine Áñez.

De la Cruz, uno de los activistas de octubre de 2003 y actual abogado, dijo que iniciará consultas con otros actores alteños para evaluar y tomar una posición ante el Gobierno, tomando en cuenta que Suárez fue uno los operadores políticos que acompañó junto a Manfred Reyes Villa hasta el último día de gobierno de Sánchez de Lozada.

Sin embargo, la preocupación del exdirigente sindical no sólo apunta a la presencia de Suárez, sino también al exjefe de prensa de la embajada de EEUU Erick Foronda, en calidad de secretario privado de Áñez. “¿Qué hace en la Cancillería el secretario privado de Goni? ¿Qué hace Erik Foronda, asesor de prensa de Carlos Sánchez Berzaín?”, cuestionó.

Lamentó que el gobierno de Áñez “se llene de oportunistas” que se aprovechan de la transición, aunque destacó el rol conciliador del ministro de la Presidencia Yerko Núñez dentro del actual gabinete.

Dijo que, en 2003, Evo Morales se aprovechó de la lucha de los alteños y, sin hacer nada, accedió al poder y hoy se repite la historia, porque otros son los ocupan cargos de gobierno, mientras que los que lucharon con pititas en las calles no son tomados en cuenta.

El activista alteño rechazó el retorno de los excolaboradores de Goni y de la embajada de EEUU porque significan un peligro para convivencia pacífica del país por sus antecedentes, como los de Manfred Reyes Villa, que tienen cuentas pendientes con la justicia por los hechos de octubre 2003.

En Portada