Pasar al contenido principal
Josué Hinojosa

Gobierno se retira del caso Rózsa; acusados ven “reparación histórica”

La decisión del Ministerio de Gobierno de retirar la acusación presentada en el caso de supuesto terrorismo durante el mandato del expresidente Evo Morales fue calificada como un acto de reparación histórica por la defensa de algunos de los acusados en este caso que cumplirá once años.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, se presentó ayer a la audiencia de juicio oral y comunicó la decisión de esta cartera de Estado de retirarse como parte acusadora.

“El Ministerio de Gobierno ha retirado esta acusación particular, falsa, que han hecho los del Movimiento Al Socialismo (MAS) para hacer persecución política a un grupo de personas, para meterles miedo a los cruceños, para perseguir a los cruceños, para no dejarlos que se muevan en libertad, como siempre se han movido los hermanos cruceños”, indicó Murillo.

El caso se remonta a los hechos ocurridos el 16 de abril de 2009, cuando la Policía ejecutó un operativo en el hotel Las Américas de Santa Cruz y dio de baja a los extranjeros Michael Dwyer, Eduardo Rózsa y Arpad Magyarosi, a quienes acusó de formar parte de una célula terrorista que contaba con el apoyo de las logias cruceñas y que supuestamente pretendía separar Bolivia y matar a Evo Morales.

Sin embargo, Murillo señaló que actualmente sólo queda la acusación del Ministerio Público, “que debería ser coherente”. Recordó, además, que hace algunos días dos juezas ciudadanas se retiraron del caso al argumentar que las exautoridades del Ministerio de Gobierno les pagaban, obligaban y amenazaban para fallar en contra de los acusados.

El Ministro también informó que se realizan las gestiones para que el exfiscal Marcelo Sosa, que encabezó la investigación al inicio del caso, y que fue condenado a 12 años de cárcel por el delito de extorsión, sea extraditado al país, pues él se encuentra en calidad de refugiado político en Brasil.

“Vamos a pedir su extradición para que venga y purgue su condena en este país y en Palmasola por todo el daño que le hizo a los cruceños”, dijo Murillo.

Por su parte, Gary Prado Arauz, abogado de algunos de los procesados en el caso, aseguró que la determinación del Ministerio de Gobierno de retirarse como parte acusadora en el juicio es “un acto de reparación histórica porque la acusación del Ministerio de Gobierno era parte del montaje —que supuestamente realizó el MAS—, porque nunca fue víctima”.

Prado dijo que el Ministerio de Gobierno “se metió por la ventana” al caso calificado como un montaje por parte del Gobierno de Evo Morales con la finalidad de derrocar el movimiento cívico autonomista que en esos años había adquirido mayor relevancia.

Respecto al anuncio de extradición de Sosa, Prado indicó que es una determinación razonable, porque el exfiscal goza en Brasil de un refugio inmerecido, pues él no es un perseguido político sino un delincuente prófugo de la justicia que fue sentenciado por extorsión.

Se conoce que Sosa habría sonsacado al menos 4 millones de dólares a diferentes personas involucradas en el caso terrorismo prometiendo direccionar la investigación en favor de éstas. Una de las víctimas fue Zvonko Matkovic Fleig, quien aseguró haber entregado 90 mil dólares a Sosa para beneficiar a su hijo, Zvoncko Matkovic Ribera, uno de los acusados. No obstante, el beneficio nunca llegó.

 

Las juezas ciudadanas Sonia Mamani y Anastasia Calisaya renunciaron a inicios de enero al caso terrorismo.

 

DOS ÚLTIMOS PRESOS DEJARON PALMASOLA

Alcides Mendoza y Juan Carlos Guedez, quienes estuvieron en prisión por casi ocho años, dejaron la cárcel en noviembre del año pasado. El caso, que se inició con 21 acusados, ya no tiene personas presas.

En Portada