Pasar al contenido principal
Redacción Digital

Refugios de animales también sufren escasez de alimento por los conflictos en Bolivia

Tras varios días de conflictos, diferentes albergues no pudieron realizar sus actividades de recaudación de fondos y también tienen dificultades para adquirir verduras y carne en los mercados para alimentar a cientos de animales refugiados. 

La Senda Verde, un refugio de animales silvestres, ubicado en los Yungas en La Paz, manifestó en una publicación en Facebook que los conflictos sociales afectan "seriamente la provisión de alimentos" y piden colaboración de la población para subsistir.

 

La Senda Verde tiene en su refugio a 835 animales silvestres sobrevivientes de tráfico y de maltrato. En el lugar vive "Ajayu", un oso jukamari que perdió la vista y quedó con la mandíbula destrozada tras una brutal golpiza, en el año 2016, en la comunidad cochabambina de K'omercocha, en Tiraque.

El refugio de aves y animales silvestres Agroflori vive una situación similar. Debido a los conflictos y bloqueos  no pudieron generar ingresos con los servicios de la veterinaria ni con visitas al parque. La voluntaria Marión Elorriaga comentó en una publicación de Facebook que las reservas de alimento se agotaron, piden ayuda con donaciones y recordó que los recursos que se generan con la veterinaria ayudan a sostener el lugar.

 

Las personas pueden donar: fruta, verdura, semillas, croquetas de perro o gato, maíz, etc.

 

Agroflori, se encuentra ubicado en la zona Tres Chorros a la altura del kilómetro 12 a Quillacollo, muy cerca a uno de los puntos más álgidos durante los conflictos. El refugio cobija a cientos de aves y animalitos de 70 especies diferentes rescatas de maltrato.

En tanto, Claudia Martínez, encargada y voluntaria del refugio Gamaliel, explicó en un vídeo en vivo en Facebook que necesitan ayuda para abastecer de verduras y carne para preparar el alimento de los más de 100 perritos refugiados. Además, comentó que casi no tienen gas para cocinar.

 

Gamaliel nació tras la catástrofe en Tiquipaya, en 2018, que dejó cinco personas muertas, y más de 100 casas destruidas. Muchos animales murieron y otros se extraviaron cuando sus familias trataban de escapar del aluvión. Algunas familias dejaron a sus mascotas temporalmente mientras buscaban otro lugar para vivir.

Las personas que deseen colaborar pueden contactarse con los encargados de los refugios mediante sus páginas de Facebook.

Mañana se cumple un mes de conflictos post electorales, los bloqueos y movilizaciones que se tornan violentas afectaron las rutinas en los mercados y en diferentes instituciones que piden ayuda para superar este momento de crisis en el país.

En Portada