Pasar al contenido principal
Redacción Central

Uniformado pagó Bs 14 mil a otro policía para matar a su expareja

El policía Rubén M. B. pagó 14 mil bolivianos a su camarada Rubén A. Ch. para asesinar a su expareja y madre de su hija de 11 meses, Rigoberta Barrios (39), porque ella lo denunció ante la justicia para que se haga cargo de la manutención de la bebé mediante pensiones mensuales.

La mujer fue reportada desaparecida el pasado 18 de mayo y después de una investigación se aprehendió a los dos policías, miembros del Batallón de Seguridad Física de Santa Cruz, como los principales responsables de este hecho tipificado como feminicidio. El policía -expareja de la mujer.- planificó el hecho porque la víctima lo denunció por pensiones familiares y quería evitar que su esposa se entere de su relación clandestina.

“La víctima le dijo al policía que haría conocer su relación con él a su esposa, sino le daba para pensiones”, indicó ayer el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Santa Cruz, Jhonny Aguilera.

Detalló que Rigoberta Barrios fue citada por Rubén M. B., luego del encuentro éste la subió a su vehículo tipo minibús y la estranguló. “Estaba sentada a la derecha del conductor (Rubén M. B.) y desde la parte de atrás el señor Rubén A.Ch., el coautor, había ejercitado con su antebrazo una fuerza que ha provocado una asfixia, mientras esto sucedía el señor Rubén M. B. (…) le habría sujetado de las manos impidiendo que (ella) se defienda”, informó.

Rubén A. Ch. “ha recibido la suma de 14 mil bolivianos para esta labor: para generar la muerte y conseguir un lugar para enterrar el cuerpo”, informó.  

La mañana de ayer, la Policía llegó al barrio Guaracachi y exhumó el cadáver de la mujer que estaba en el interior de un turril, cubierto con cemento y enterrado tres metros bajo tierra en el patio de una vivienda.

 

EN 6 DÍAS REGISTRAN 8  FEMINICIDIOS

Las edades de las víctimas  oscilan entre los 18 y 85 años. Los  casos ocurrieron  en los departamentos de Cochabamba, La Paz,  Tarija, Oruro y Santa Cruz. En  tres de los crímenes, los asesinos aún no fueron detenidos.

En Cochabamba un caso se registró el lunes. La víctima es  Mery V.,  una mujer de 47 años que fue asesinada por su esposo, Savino R., de 53 años, con  cuatro puñaladas en el pecho. El hecho se produjo en una comunidad ubicada  en la carretera entre Punata  y Cliza.

El último hecho registrado fue en Santa Cruz e implica a dos policías que planificaron la muerte de una mujer de 39 años.

En Portada