Pasar al contenido principal
Carmen Challapa Cabezas

Denuncian que “flotas fantasma” salen de la terminal por las noches

Trabajadores de empresas de transporte interdepartamental denunciaron ayer que por las noches salen desde la Terminal de Buses de Cochabamba “flotas fantasma” con pasajeros no registrados y sin cumplir ningún requisito establecido por la normativa. Aseguran que pagan 2 mil bolivianos para poder circular vulnerando los controles tanto dentro como fuera de la terminal.

En una inspección realizada por la Defensoría del Pueblo —a propósito del accidente entre Trans Azul y Villa Imperial Potosí, del 19 de enero en la ruta Cochabamba-Challapata, que dejó 22 personas fallecidas—, se evidenció que no existe un control estricto en la salida de buses por parte de Tránsito de la Policía.

“Las flotas fantasma funcionan de noche y que aleatoriamente Tránsito les deja salir. Existe un negocio entre la Policía y las empresas de buses truchas, con la venta de horarios de salida”, expresó el representante de la Defensoría del Pueblo, Nelson Cox.

Señaló también que la ausencia de funcionarios policiales y personal de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), en la puerta de control de llegada y salida de buses interdepartamentales, es evidente.

Este medio pudo constatar que la placa de las flotas y el nombre de los conductores que se registran en los cuadernos de control de Tránsito no son verificados a momento de salir de la terminal, dando pie a que circulen buses y conductores no autorizados.

El analista de transporte de la ATT, Víctor Hugo Alemán, explicó que las tarjetas de operaciones de cada empresa deben ser revisadas por la Policía en la oficina y los retenes.

“Nosotros realizamos controles periódicos, con la placa de los buses verificamos si tienen autorización, pero esto no se puede hacer de manera constante debido a al poco personal que tenemos”, explicó el funcionario.

Informe sobre accidente

La ATT, a través de un comunicado de prensa que hizo llegar a este medio, señala que después del accidente ocurrido entre Trans Azul y Villa Imperial Potosí, del 19 de enero en la ruta Cochabamba-Challapata, solicitó a la Unidad Operativa de Tránsito un informe sobre el hecho, además de información detallada a ambas empresas involucradas en el siniestro; sin embargo, aún está a la espera del informe de la Policía para iniciar el respectivo proceso administrativo para determinar la sanción establecida por norma.

La ATT también señala que sus atribuciones son, además de procesos administrativos sancionatorios, los controles para evitar cobros excesivos de pasajes, prevenir el incumplimiento de horario y exigir el cumplimiento de las condiciones de calidad, comodidad e higiene del bus, entre otras.

Asegura también que para algunos casos coordina la colaboración del personal policial que está asignado para la terminal.

 

FLOTA ACCIDENTADA ERA DE VILLA IMPERIAL POTOSÍ

La flota que se accidentó el pasado 19 de enero, en el trayecto Cochabamba- Challapata, que dejó el saldo de 22 muertos y varios heridos, pertenecía a la empresa Villa Imperial Potosí y no a Trans Imperial.

En anteriores publicaciones sobre este caso, se cometió esa imprecisión debido a que las autoridades policiales brindaron esa información. Pedimos las disculpas del caso por el error cometido en notas pasadas.

En Portada