Pasar al contenido principal
Redacción Digital

Chileno fue torturado con golpes y choques eléctricos atado a una silla

El ciudadano chileno Robinson Camilo Castillo fue sometido a torturas con golpes y choques eléctricos, mientras estaba atado a una silla con cinta masquin y sin ropa. Los hechos ocurrieron durante su secuestro por una banda delincuencial que lo trajo desde su país a Cochabamba.

De acuerdo a un vídeo presentado en la conferencia de prensa del Ministerio de Gobierno, el joven de 24 años fue golpeado con un palo en la cabeza en varias oportunidades, mientras otro hombre le apuntaba con un arma, la cual según informó la Policía era de juguete.

En las imágenes de observa el llanto desesperado de la víctima ante los choques eléctricos a los que era sometido, a través de agua en una bañera, donde tenía los pies. En varias ocasiones se escucha a Castillo pedir "por favor".

La Policía presentó a la banda conformada por cuatro bolivianos (entre ellos una mujer) y un colombiano, quienes fueron aprehendidos ayer tras el rescate del ciudadano chileno que fue retenido desde el pasado 26 de diciembre.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó que el secuestro se registró en la ciudad de Iquique, Chile.

"Inicialmente fue trasladado a la localidad de Sabaya, donde fue torturado y filmado para enviar las imágenes a sus familiares a objeto de exigir el pago de más o menos a 20 mil dólares, y después se dio un plazo a los familiares para que entreguen el dinero hasta el 4 de enero", explicó a los medios.

Entre tanto, los familiares enviaron 5 mil dólares del monto total exigido por los secuestradores y el dinero fue cobrado en Bolivia por una de las personas que integra la organización criminal.

Luego los antisociales, junto a la víctima, se trasladaron a Cochabamba, donde finalmente la Policía Nacional, a denuncia de los familiares, logró resolver el caso en cuestión de horas.
La Policía todavía investiga el motivo del secuestro.

En Portada