Pasar al contenido principal
Imagen

4 niños bolivianos murieron calcinados en Argentina

Cuerpo

Cuatro niños hijos de ciudadanos bolivianos murieron, el domingo, incinerados en el municipio de San Martín en Argentina. Según el reporte investigativo, los niños se encontraban solos y durmiendo en el primer piso de su casa de la calle Almirante Brown del barrio 9 de Julio en la localidad de Billinghurst.

La causa de la muerte aún no fue establecida. La vivienda se encontraba con una estufa eléctrica conectada, también fueron halladas dos velas en el piso de la casa. En primera instancia, los vecinos intentaron apagar las llamas al oír el desesperado grito de los menores identificados como Claudio (3), Osmar (5), Thiago (7) y Agustín (13).

Escenas de profundo dolor se vivieron en el lugar cuando los padres de los menores llegaron y se encontraron con la noticia de que sus cuatros hijos se encontraban carbonizados por efecto de las llamas.

Los vecinos comentaron que nada pudieron hacer para auxiliar a los menores porque cuando se despertaron la vivienda estaba envuelta en llamas. “Nosotros pensamos que en la casa no había nadie y jamás imaginamos que los chicos estaban adentro”, expresó una mujer.

A requerimiento del fiscal de la causa, el juez interviniente dispuso la detención de los progenitores de los cuatro hermanitos, imputados por el delito de “abandono de personas agravado por el vínculo”, que según el Código Penal de Argentina prevé hasta 15 años de prisión.

Los investigadores sospechan que cuando los padres se fueron al cumpleaños dejaron encerrados con llave a sus cuatro hijos. Por ese motivo, al iniciarse el fuego, no pudieron salir de la habitación donde se encontraban entregados al sueño. Si esto fue así, la situación procesal de los padres se agravaría

 

BOLIVIANOS NO TENÍAN ELECTRICIDAD

Vecinos de barrios colindantes aseguraron que los habitantes del asentamiento estaban conectados de forma irregular, pero hace tres días les cortaron el servicio. El corte eléctrico habría sido a raíz de denuncias de algunos vecinos de un barrio formal de La Ciénaga. “Los vecinos se estaban colgando de ahí y hubo una baja tensión por la conexión clandestina. Se quemaron muchos electrodomésticos”, informaron.

“Algunas casas están hechas de plástico, otras de chapa, otras de bloques, otras de madera. Aquí ya murió un nene, y no hay solución”, dijo Elizabeth Justiniano, quien vive hace ocho años en el asentamiento.

En Portada