Pasar al contenido principal
Imagen

El artefacto nuclear desaparecido fue usado por última vez en marzo

Cuerpo

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó ayer que el densímetro nuclear de Sinohydro fue visto por última vez en marzo y, que debido al tiempo transcurrido, la escena del crimen se contaminó.

Una de las hipótesis que maneja el Gobierno y la Policía es que los mismos funcionarios habrían sustraído el equipo nuclear del proyecto hidroeléctrico San José II.

Se trata de casi cuatro meses de extravío. Por ello, la Policía incluso lanzó una alerta nacional advirtiendo sobre el peligro que representa la mala manipulación de un densímetro nuclear.

Asimismo, la Policía notificó a Interpol, con alerta naranja, sobre el robo de este artefacto. Se conoce que un ingeniero chino y otro boliviano de la empresa fueron los últimos en tener contacto con el artefacto.

“Desapareció en marzo, eso pone en duda la data real de la perdida de este equipo. Como ha transcurrido tanto tiempo, eso dificulta más la investigación, porque se ha manipulado la escena del crimen. Una de las hipótesis es que uno de los trabajadores sea el responsable de la sustracción”, dijo Romero.

La asesora legal de Sinohydro, Iveth Rojas López, confirmó que la última vez que fue utilizado el artefacto, fue el 24 de marzo de este año, “lo cual no significa que se haya extraviado en esa fecha”, dijo.

Indicó que “el 18 de julio, mientras se hacía la revisión de rutina, se descubrió que el densímetro nuclear no estaba en el almacén especial de hormigón en el que se guarda”.

Aclaró que, en un primer momento, se realizó una investigación interna para verificar si el artefacto se encontraba en las inmediaciones del campamento. El 19 de julio, se contactó a todas las personas que lo habían utilizado recientemente; como no hubo resultados, el 20 de julio se hizo la denuncia.

 

“Una de las hipótesis es que uno de los trabajadores sea el responsable de la sustracción”

 

MANIPULACIÓN ADECUADA

Es un aparato que exige una manipulación adecuada. Mientras no se abra, no reviste ningún peligro. De hecho, lleva adheridas a su superficie etiquetas de advertencia sobre el peligro al que se exponen quienes no lo utilicen correctamente.

Obviamente, no es un explosivo, indicó Sinohydro. Se usa para la perforación de pozos. Hay varios en el país y su costo es de 20.000 dólares.

En Portada