Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Impulsan ley municipal de trabajadoras sexuales

La Paz |

Las concejalas de Soberanía y Libertad (Sol.bo), Cecilia Chacón y Kathia Salazar, impulsan la elaboración del proyecto de Ley Municipal Autonómica de las Trabajadoras Sexuales, que puede estar concluido hasta el primer semestre de este año y que sería la primera norma de esta índole de los Gobiernos locales a nivel nacional, reportó ayer la red Erbol.

“Estamos trabajando en una ley autonómica municipal para regular los espacios autogestionarios de trabajadoras sexuales autónomas y, en ese marco, estamos construyendo la política integral que tiene varios ejes convergentes entre ellos salud, acceso a la educación, acceso a los centros infantiles, centros de cuidado y otros servicios que pueda requerir la población femenina que se encuentra en esta situación”, explicó la concejala Chacón.

Agregó que la ley abordará también acciones destinadas a garantizar mejores condiciones de salud, seguridad, desestigmatización y protección al derecho de la intimidad, el cual, según un estudio, es vulnerado de manera permanente.

“Este trimestre vamos a trabajar intensamente para sacar una ley municipal de regulación de estos espacios autogestionarios para brindarles espacios seguros y mejorar su calidad de vida con una política integral”, agregó Chacón.

La concejala Salazar demandó la necesidad de encarar el tema que, por sus características, ha sido vetado, incrementando así la vulneración de los derechos de las trabajadoras sexuales.

“Es un logro lograr conversar del tema superando mitos, tabúes, paradigmas, todo aquello que se hace tan difícil dialogar de manera abierta. Con el Alcalde Revilla tenemos una propuesta que permita a las trabajadoras sexuales defender sus derechos. La norma les permitirá ejercer esta actividad, que tienen derecho de haber elegido”, finalizó.

 

AUSENCIA DE NORMATIVA

La representante de la Organización Nacional de Activistas por la Emancipación de la Mujer (Onaem), Teresa Cruz, señaló que la falta de una normativa que regule la actividad de las trabajadoras sexuales es el principal problema por el que atraviesa el sector.

“El problema principal es no tener una normativa que ampare a las trabajadoras sexuales porque, desde todo punto de vista, no hay el aspecto legal para que nosotras podamos empezar a trabajar en espacios autogestionados, porque no son legalmente permitidos. En Bolivia el trabajo sexual no está penalizado, no es un delito y lo que no es prohibido no es un delito, pero tampoco está legalmente reconocido ni por el Estado ni por los municipio, entonces hay un vacío legal del cual se aprovechan los dueños de locales, los administradores y todo el entorno”, sostuvo Cruz.

En Portada