Pasar al contenido principal
EFE

Imputan a exjefe policial por muerte de viceministro Illanes

LA PAZ |

La Fiscalía boliviana imputó al exjefe de policía José Luis Araníbar por una supuesta responsabilidad en la muerte del viceministro Rodolfo Illanes, quien fue secuestrado y asesinado el pasado agosto por mineros cooperativistas, informaron hoy fuentes oficiales.

La imputación fue presentada en diciembre pasado, confirmó hoy a Efe una fuente del Ministerio Público, pero sin dar detalles sobre los alcances de la acusación.

Medios locales que difundieron hoy la noticia han informado de que el coronel Araníbar, excomandante de la Policía de La Paz, fue imputado por los supuestos delitos de incumplimiento de deberes y denegación de auxilio.

El viceministro Illanes fue secuestrado, torturado y asesinado a golpes el pasado 25 de agosto por los mineros de cooperativas que bloqueaban una carretera a 180 kilómetros de La Paz y con quienes la autoridad intentaba negociar para suspender las protestas.

El conflicto también se saldó con las muertes de cuatro mineros por heridas de bala sufridas durante las operaciones policiales que buscaban desbloquear las carreteras, y de un quinto por mala manipulación de explosivos.

Araníbar era el responsable del contingente policial que estaba en el lugar el día del asesinato de Illanes y se le acusa de no haber ordenado el repliegue de la Policía, que acabó involucrada en enfrentamientos en los que murió el minero Rubén Aparaya.

Según las investigaciones realizadas en su momento, la muerte de Aparaya provocó una reacción de los mineros que derivó en el asesinato del viceministro Illanes.

En declaraciones a los medios, el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, expresó hoy su rechazo absoluto a la imputación de Araníbar porque no le parece "justa" ni "equilibrada".

Según el ministro, la Fiscalía no llegó al lugar donde retenían a Illanes ni actuó de oficio para denunciar el secuestro, por lo que, a su parecer, que ahora juzguen a la Policía "está fuera de lugar".

"Cuando una autoridad de seguridad del Estado de Bolivia estaba en condición de rehén, de oficio, sin necesidad de denuncia de nadie, el encargado de denunciar es el Ministerio Público", dijo.

El principal sospechoso del asesinato de Illanes, el minero Ángel Aparaya, se encuentra en prisión desde el pasado octubre por delitos de homicidio, tenencia de explosivos, atentado contra agentes de seguridad y robo agravado.

El Ministerio Público ha imputado hasta el momento a catorce personas, de las que 13 son mineros, mientras que no hay ningún acusado por las muertes de los cooperativistas.

En Portada