Pasar al contenido principal
Imagen

Charanguista Alfredo Coca, 40 años dedicado al folklore

Cuerpo

Una tarde de 1970, Alfredo Coca Antezana hizo su primera presentación para un público no mayor a 50 personas. Hoy, después de 43 años de trayectoria y de haber tocado para miles en centenares de conciertos, lanza su décimo álbum como solista “Aires latinoamericanos”. “Jamás me hubiese imaginado que mi instrumento me llevara tan lejos”, dice el músico.

El concierto se llevará a cabo el jueves a las 19:30 en el teatro Capitol, ubicado en la calle 25 de Mayo casi Colombia.

Este nuevo material discográfico contiene 10 piezas, un repertorio selecto con lo mejor de folklore nacional, peruano y venezolano. Las canciones son: “Alfonsina y el mar”, “Caballo viejo”, “La cumparcita”, “Alma llanera”, “Cuando llora mi guitarra”, “Pájaro campana”, “Quisiera ser”, “Vasija de barro”, “Uma farra na  churrasrla” y “Adiós pueblo de Ayacucho”.
Coca explica que el concierto estará dividido en dos partes.

En la primera, el guitarrista Wilson Cruz lo acompañará para tocar canciones nacionales. Los hermanos Huaca, músicos paceños, interpretarán el repertorio latinoamericano.  

“Este disco es una propuesta sólida que fuimos reforzando a lo largo de la carrera. Es uno de mis discos favoritos”, comenta el charanguista nacido en marzo de 1953.

Había una vez...

El  primer encuentro de Coca con el charango fue en su niñez, cuando bajo la sombra de un árbol un hombre interpretaba algunas “cuequitas” y el artista oía de lejos el dulce sonido que producía aquel pequeño instrumento.

Ese intérprete desconocido vio al niño (Alfredo), quien lo contemplaba como si anhelara su juguete nuevo, le invitó a asomarse y le enseñó algunas notas básicas. Después de unos días de aquel encuentro, exigió a su madre que le comprase ese instrumento y ella aceptó. Con Alfredo sumaría otro artista más en la familia Antezana (Gíldaro y sus hijos), pero esta vez, no en la pintura, sino en la música.

Hasta sus 16 años interpretaba su instrumento de manera amateur en su casa y en una que otra reunión de amigos, pero una tarde de 1970 le invitaron a formar parte de un ensamble musical que acompañaría a un ballet folklórico en escena y fue entonces que se enamoró de los aplausos después de la presentación. Comenzó a buscar más oportunidades para demostrar su talento.

Estudió  la Carrera de Arquitectura en la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y la concluyó antes de 1980. Una época en la que el estudio -según cuenta- demandaba más esfuerzo ante la falta de las nuevas tecnologías de comunicación y demás aparatos electrónicos.

Se dedicó a la música y sus estudios académicos, aunque muchas veces más al primero porque iba ganando más fama por su versatilidad al tocar el charango. Formó parte de diferentes agrupaciones destacadas como ser Savia Andina, Amaru,  Proyección, Sacambaya, Zulma Yugar y otros.

Ya no recuerda cuántas veces pisó una sala de estudio para grabar alguna canción, tampoco no ha cuantificado los álbumes  en  los que ha participado, pero sí sabe cuántos  tiene como solista. “Alfredo Coca y su charango” fue el nombre de su primer y segundo disco grabado en 1991; “Charango tradicional”, el tercero; “Cuecas de siempre”, el cuarto; “Alfredo Coca en vivo vol. I y II”, el quinto y el sexto; “Esencia en charango”,  el séptimo; “Acuarela boliviana” fue  el octavo; “Tradiciones en charango”, el noveno, y “Aires latinoamericanos” es la última producción de Coca en la que participan músicos destacados como Eduardo Yañez en la guitarra, Juan Carlos Ancalle y Wilson Iporre en percusión.

En el transcurso de más de cuatro décadas en la música, su propuesta no sólo lo ha llevado a escenarios locales, nacionales, sino también norteamericanos y europeos. “Ellos (refiriéndose a extranjeros) valoran más nuestro arte y quiero que el mundo entero conozca nuestras tradiciones a través del charango”,  dice  el artista.

Actualmente, el charanguista ocupa su tiempo en planificar y gestionar el Museo del Charango que lo diseñó él mismo cuando ejercía como  funcionario de culturas hace algunos años. También, junto a la Sociedad Boliviana del Charango preparan una ley para que el instrumento sea introducido al sistema educativo, a los centros de investigación y se enfoque en la difusión nacional e internacional.

 

"El mejor lenguaje que ha unido al mundo y a las culturas fue la música. Y no hay mejor privilegio que ser un embajador más de nuestro folklore". Alfredo Coca. Músico

En Portada

  • Dellien supera a Andreozzi y hace historia en el cuadro principal de Río
    El tenista beniano Hugo Dellien no tiene límites para concretar sus sueños. Ayer, el  representante nacional superó en la primera ronda del Río Open al argentino Guido Andreozzi por 2-0 y se instaló en la siguiente instancia. Además, la victoria en el cuadro principal significa un hito para el...
  • Productores reportan 180 mil Ha devastadas por sequía en oriente
    Las pérdidas económicas generadas por la sequía en Santa Cruz motiva a más de 33 mil pequeños productores a pedir la invención del Gobierno para lograr la reprogramación de créditos con la banca, pues cerca de 180 mil hectáreas de cultivos de soya, maíz, arroz y sorgo han sido afectadas por la...
  • Colectivos alistan actividades en ocho ciudades a tres años del 21F
    Colectivos ciudadanos, comités cívicos y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) de ocho ciudades del país (menos Tarija) alistan actividades para recordar el jueves los tres años del referendo el 21 de febrero (21F) de 2016, cuando el 51,3 por ciento de los votos resultaron en...
  • Una auditoría interna detectó 11 deficiencias en 2018 en Vías Bolivia
    Un informe de auditoría interna del 29 de marzo de 2018 realizado a Vías Bolivia detectó 11 deficiencias de control interno financiero. Se observaron depósitos por multas no registrados en el Sistema de Control de Pesos y Dimensiones Vehiculares, vehículos transferidos en comodato por la...
  • Una legión de musas rodeó a Karl Lagerfeld, ícono de la moda
    El alemán Karl Lagerfeld, el mítico diseñador que reinventó Chanel y organizó espectaculares desfiles, murió ayer a los 85 años, provocando un gran vacío en el mundo de la moda. Su ausencia en enero en el desfile de Alta Costura de Chanel para la primavera-verano de 2019, algo inédito, había...