Pasar al contenido principal
EFE

El presidente de México sube el tono contra EE.UU. por el embargo a Cuba

En una nueva arenga, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, subió ayer el tono contra el Gobierno de Estados Unidos por el embargo a Cuba, que tachó de "medieval", aunque los analistas dudan de que estas palabras inquieten a la Casa Blanca.

"Hay una situación delicada en Cuba porque ellos están padeciendo de un bloqueo, algo que yo considero inhumano porque es una medida extrema, es como una acción medieval, es muestra de un gran atraso en política exterior", declaró el mandatario en su rueda de prensa matutina.

López Obrador escaló un punto más su crítica contra el embargo a Cuba, un tema que se ha convertido en recurrente en sus discursos desde las históricas protestas iniciadas en la isla el 11 de julio contra el Gobierno de Miguel Díaz-Canel.

"Me parece que por más que abrace una retórica latinoamericanista, López Obrador sigue teniendo claro la importancia de Estados Unidos como principal tema de política exterior", dijo a Efe el internacionalista José Enrique Sevilla, quien restó importancia a las palabras del mandatario.

 

CULPAR AL EMBARGO



Agudizadas por la pandemia de Covid-19, la crisis económica y la escasez de alimentos y medicinas, las protestas en la isla, que dejaron un muerto y centenares de detenidos, han sido las más importantes que se recuerdan desde el "maleconazo" de 1994.

Pero para López Obrador, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), detrás de todo está el embargo a la isla, vigente desde hace 60 años y condenado por casi toda la comunidad internacional.

Por eso, ha decidido de un lado enviar a la isla tres buques con alimentos y medicinas, el tercero de los cuales zarpará hoy, mientras arremete contra el Gobierno del presidente de EE.UU., el demócrata Joe Biden.

A pesar de todo, matizó este martes que "son muy buenas las relaciones con Estados Unidos", si bien nunca había levantado el tono así con el republicano Donald Trump, con quien tejió cierta afinidad personal.

"Sí es un factor relevante el cambio de presidente en Estados Unidos", expresó Sevilla, puesto que López Obrador "sabe que con Biden no va a haber ninguna amenaza sobre aranceles".

En Portada