Pasar al contenido principal
EFE

Miles de personas protestan contra la ley gala que limita grabar a policías

PARÍS |

Miles de franceses se manifestaron hoy en varias ciudades del país para protestar contra el proyecto de ley de seguridad que limita las grabaciones de vídeo a policías en acción. 

"La libertad de la prensa es un derecho fundamental", defendió el secretario general del Sindicato Nacional de Periodistas (SNJ), Emmannuel Poupard, ante los miles de personas que acudieron a la concentración de París, en la Plaza de Trocadero. 

"La intención de la ley es clara, meter en cintura a los periodistas", añadió. 

El Gobierno dio marcha atrás parcialmente al introducir a última hora modificaciones al artículo más controvertido del proyecto de ley que votó ayer la Asamblea Nacional, pero los cambios no fueron suficientes para numerosas organizaciones de periodistas o derechos humanos.

"La mayoría de nuestras recomendaciones no han sido escuchadas", señaló Amnistía Internacional Francia.

El Gobierno francés mantuvo hoy que los periodistas podrán seguir tomando vídeos o fotografías de los agentes durante sus intervenciones y que lo que se penaliza es su difusión en redes sociales de forma que atenten contra la seguridad de los agentes.

Sin embargo, sindicatos y asociaciones de periodistas y organizaciones de derechos humanos insisten en su temor a que la nueva ley permita a los agentes más actuaciones fuera de la ley y encubrir posibles casos de brutalidad.

Por ejemplo, un periodista de la televisión estatal francesa fue detenido durante doce horas el martes pasado mientras cubría, acreditado, una pequeña protesta contra la ley cerca de la Asamblea Nacional.

Al término de la concentración de París, un pequeño grupo de personas incendió varias papeleras y comenzó a arrojar adoquines y otros objetos a los agentes de policía que vigilaban el acto.

En Francia se mantiene muy viva la memoria de la muerte de un repartidor, Cedric Chouviat, fallecido el 5 enero de 2020 después de ser parado en un control policial porque circulaban con su ciclomotor mientras hablaba por teléfono.

Según varios testigos, tras una discusión con los agentes, Chouviat fue víctima de una llave de estrangulamiento. Tras ser trasladado a un hospital, falleció dos días después. El caso sigue siendo investigado por la justicia.

En Portada