Pasar al contenido principal
EFE

EEUU firma la declaración ministerial de la OCDE por primera vez desde 2016

PARÍS |

Todos los miembros de la OCDE firmaron hoy una declaración al término de su reunión ministerial anual, presidida por España, algo que no ocurría desde 2016, es decir desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, cuya administración había bloqueado el acuerdo en los tres últimos años.

"Es un acto muy valioso que hay que tomarse muy en serio", destacó en conferencia de prensa al término de la reunión virtual de dos días el mexicano Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Gurría, que felicitó a los miembros del Gobierno español implicados en la presidencia por "los excelentes resultados" obtenidos, afirmó que este consenso es un mensaje con el que los países miembros, pero también Costa Rica que lo será pronto y otros Estados asociados, han querido decir que "estamos juntos en esta crisis".

En esa misma línea, la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, consideró que la declaración supone "una muestra de confianza" en un momento de gran incertidumbre y volatilidad.

En el texto común, los miembros de la OCDE afirman que la recuperación necesita cooperación y que sus prioridades son reactivar las economías golpeadas por la crisis, apoyar el empleo, promover tecnologías limpias y sostenibles o incrementar las oportunidades para los perjudicados por la pandemia con medidas fiscales ajustadas a la situación de cada país.

Sobre ese punto, también indican que hay que tener en cuenta la sostenibilidad de la deuda, pero también que hacer ajustes fiscales demasiado pronto puede poner en peligro la recuperación.

En la cuestión del compromiso para hacer frente al cambio climático, que había sido uno de los puntos que impidieron la luz verde de Washington otros años, para evacuar la confrontación se constata que los firmantes de los Acuerdos de París (entre los que no está Estados Unidos) los consideran irreversibles.

Todos los países de la OCDE dicen que tienen intención de reducir su huella de carbono y esperan que la próxima conferencia internacional sobre el cambio climático, la COP26 en Glasgow, ofrezca resultados.

También declaran que la pandemia subraya "la necesidad de una cooperación internacional y efectiva y de instituciones multilaterales transparentes para afrontar las dimensiones transfronterizas de la crisis".

"Es una receta que conviene mucho a un país como España", señaló la ministra española tras destacar cinco de los puntos del documento que son "la base de nuestro plan de recuperación" y de los presupuestos que acaban de presentar el Gobierno.

Preguntado sobre cuál será el impacto económico de la segunda ola del coronavirus que afecta de lleno a Europa y a otras regiones, Gurría recordó que en sus últimas previsiones de septiembre habían estimado que este año la economía mundial caería un 4,5 %, aunque con la advertencia de que la cifra final podría ser peor en función de las circunstancias sanitarias.

Sin concretar cifras, añadió que el impacto de lo que está ocurriendo en Europa "va a ser negativo". González Laya se refirió a "la impaciencia" de los seis países candidatos a entrar en la OCDE (Argentina, Brasil, Perú, Rumanía, Bulgaria y Croacia). Señaló que en la preparación de la reunión había percibido un mayor entusiasmo en el interior de la OCDE para acogerlos "dentro de poco".

Gurría dijo haber recibido instrucciones, entre otros de la ministra española, para poner este asunto en la agenda y confió en que "en poco tiempo" se podría lanzar el proceso para su adhesión -que necesita la unanimidad de los países miembros-. Sin embargo, recordó que el proceso suele prolongarse entre tres y cinco años hasta que se materializa.

En Portada