Pasar al contenido principal
EFE

Aplastante mayoría vota por una nueva Constitución para Chile

Los chilenos decidieron, este domingo, por una aplastante mayoría del 78,2 por ciento reemplazar su actual Constitución, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Cerca la media noche se alcanzó a computar casi el 87 por ciento de los votos en el histórico plebiscito surgido de las protestas de octubre 2019.

Sobre el órgano que debe escribir el nuevo texto, la otra pregunta que se planteó en la histórica votación, se impone con un 79,24 por ciento la opción de la convención constitucional, que estará integrada sólo por ciudadanos electos para ese fin y será paritaria, según los últimos datos ofrecidos, que se presumen irreversibles, informados por el Servicio Electoral de Chile (Servel).

La opción del rechazo al cambio constitucional recibió un 21,80 por ciento de los votos, mientras que la opción de que la nueva Carta Magna la elabore una convención mixta formada por parlamentarios y ciudadanos electos obtuvo el 20,76 por ciento de los votos.

Las 155 personas que integrarán la convención ciudadana que redactará la nueva Constitución serán elegidas por votación popular el 21 de abril de 2021; a partir de entonces tendrán un margen de nueve meses, prorrogables una sola vez por tres meses, para elaborar el nuevo texto.

El texto resultante será sometido a un nuevo referendo, ya en 2022, que será de voto obligatorio y en el que los ciudadanos decidirán si lo aprueban o rechazan.

“Hoy (por ayer) los chilenos y chilenas han expresado libremente su voluntad a través de las urnas, eligiendo la opción de una convención constituyente, por primera vez con plena igualdad entre hombres y mujeres, para acordar una nueva Constitución para Chile”, dijo el presidente del país, Sebastián Piñera, dando la victoria al cambio de Carta Magna cuando apenas se había escrutado el 20 por ciento de los votos.

Más de 14,7 millones de chilenos fueron llamados a acudir a las urnas en una votación que se celebró en plena pandemia del coronavirus y colmada de restricciones sanitarias y protocolos.

El último dato de participación ofrecida por el Servel es del 41,06 por ciento, en la línea con la que ha registrado el país en sus diferentes comicios desde que el voto dejó de ser obligatorio en 2012, ya nunca logró más del 50 por ciento del padrón.

El plebiscito fue fruto de un acuerdo político entre el oficialismo y casi todas las fuerzas de oposición para descomprimir la grave ola de protestas desatadas el año pasado contra la desigualdad. También se vivieron episodios de extrema violencia y represión policial que causó al menos 30 muertos y miles de heridos.

La consulta, que en un primer momento se programó para abril de este año, se pospuso debido a la pandemia.

 

Festejaron con cacerolazos 

Centenares de manifestantes tomaron este domingo la plaza Italia, en Santiago, antes de que cierren los colegios electorales y empiece el conteo de papeletas del histórico plebiscito sobre una nueva Constitución. 

Con cacerolazos y banderas, una masa de personas desafió el gran cerco policial y lanzó consignas contra el Gobierno, al tiempo que coreó los míticos “Chile despertó” y “El pueblo unido jamás será vencido”, convertidos en lemas de la grave ola de protestas que estalló en 2019. Se trata de una zona emblemática para los manifestantes.

 

¿Qué le espera a Chile en los siguientes meses?

santiago 

Efe


Un inédito plebiscito puso fecha de caducidad este domingo a la Constitución que ha conducido el rumbo de Chile desde su redacción en 1980 por la dictadura militar. Así se abrió un nuevo capítulo en la historia del país, considerado, hasta 2019, uno de los más estables de la región.

Pero hasta que entre en vigor la nueva Carta Magna, ¿qué le espera a Chile?

Los expertos estiman que la categórica victoria que la redacción de un nuevo texto en un plazo máximo de un año “suavizará” las protestas iniciadas en 2019.

El próximo 10 de abril de 2021 se llevará a cabo la elección de constituyentes. Una vez instalada, la convención deberá redactar y aprobar una propuesta de texto de Constitución en el plazo máximo de nueve meses que se podrá prorrogar una vez. 

En Portada