Pasar al contenido principal
Redacción Central

España y países de Europa redoblan esfuerzos para contener rebrotes

Redacción Central |

España decretó el cierre discotecas y la prohibición de fumar en la calle, el Reino Unido reimpondrá una cuarentena a viajeros procedentes de Francia y Nueva Zelanda prolongará el confinamiento en Auckland, en un mundo que ayer redobló sus esfuerzos por contener la pandemia del coronavirus.

Después de volver a una aparente normalidad a principios del verano en muchos países, el mundo parece cerrarse de nuevo en un intento por controlar el resurgimiento de casos de Covid-19.

El uso de mascarilla ya es obligatorio en el exterior en algunas ciudades de Europa, y España decretó ayer la prohibición de fumar en la calle, salvo si se puede mantener la distancia de seguridad de dos metros, una medida que ya en vigor en dos las regiones de Galicia y Canarias.

También se volverán a cerrar discotecas, bares nocturnos y salones de bailes. Los restaurantes y otros bares deberán cerrar a la una de la mañana y no podrán recibir más clientes pasada medianoche.

El Ministerio de Sanidad notificó ayer 2.987 contagios registrados en las últimas 24 horas, hasta llegar a 342.813 personas diagnosticadas desde que comenzó la epidemia, lo que coloca a España a la cabeza de los países europeos. El número total de defunciones es de 28.617.
Madrid es la región más afectada, con 731 casos el último día, seguida de Aragón (noreste) y el País Vasco (norte), con 481 y 480, respectivamente.
El nuevo coronavirus se ha cobrado la vida de más de 754.000 personas en todo el planeta y más de 20,9 millones se han contagiado, según el último balance de la AFP.

En Europa, el número de casos va en aumento en las últimas semanas, pero, al menos por ahora, no el número de fallecidos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Alemania

Alemania continuó ayer su serie ascendente de repuntes de contagios, hasta situarse en niveles no registrados desde mayo, mientras busca remedios a una situación amplificada por el retorno de las vacaciones y la vuelta al colegio.
El Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en el país, reportó 1.449 nuevos contagios en las últimas 24 horas. Es la cifra más elevada desde el 1 de mayo y la sexta jornada en 10 días con más de un millar de casos.
La canciller Angela Merkel, quien regresó de su receso estival el miércoles, retomó sus reuniones con los poderes regionales en busca de consensos para la reanudación de la actividad escolar.
En Berlín se dieron ya los primeros contagios, lo que llevó al cierre de una escuela. Desde el Ejecutivo federal y los "Länder" se busca cómo aminorar los efectos de la pandemia en la educación. El propósito es evitar un cierre general de los colegios, como el ocurrido entre marzo y julio. Pero también tener preparado un "Plan B", en caso de una segunda ola de contagios.
El cierre de colegios en el curso anterior evidenció el "potencial" de la educación a través de medios digitales, explicó la copresidenta del Partido Socialdemócrata (SPD), Saskia Esken, asistente a la reunión con Merkel y los poderes regionales.

En Portada