Pasar al contenido principal
Alfredo Jiménez Pereyra

El coronavirus alimenta la desinformación en redes sociales

La Covid-19 ha desatado un tsunami de información errónea, teorías conspiratorias y falsas curas milagrosas. Qué indican los expertos sobre esto y cuáles son sus recomendaciones.

El diluvio de información errónea, teorías conspiratorias y falsas curas milagrosas que circulan en las redes sociales a medida que el Covid-19 se extiende por el mundo no contribuyen en nada para enfrentar la pandemia.

Desde el “boom” de las redes sociales, existe una disparidad entre lo que las personas piensan que es verdad y lo que están dispuestas a compartir.

Juan Cristóbal Soruco, director de ChequeaBolivia.bo, indicó que lo importante es que cada ciudadano que reciba una noticia falsa no sea un aliado indirecto de quienes la elaboran al difundirla sin previa constatación de su veracidad.

Por su parte, el investigador en comunicación y cultura Marcelo Guardia sostiene que el año pasado ya aprendimos los bolivianos a distinguir, en gran medida, datos verdaderos de los falsos.

“Una de las dimensiones de la guerra política que vivimos fue la de información versus la desinformación. Circularon cientos de recomendaciones para separar el dato de la basura malintencionada. Lo que pasa es que en contexto de guerra todo se convierte en proyectil. Así, los políticos usan verdades o mentiras para atacar o defenderse. Y uno de los recursos más efectivos es la instalación del miedo”, indicó.

El investigador aseveró que se ha mezclado la guerra contra el virus, que es mundial, con la guerra política local.

Recomendó que no es momento de seguir reclamando sobre las canchitas del expresidente Evo Morales ni sobre los spots de la presidenta Yanine Añez.

“Al ciudadano le toca ser más exigente en la identificación de fuentes confiables y en asumir la serenidad para evitar hacer parte de la cadena del pánico colectivo. Hay que agudizar la criticidad, es tarea de todos”, exhortó Guardia.

Por su parte, el analista político Roberto Covarrubias Núñez indicó que los usuarios de las redes sociales a menudo optan por destacar los contenidos con más posibilidades de recibir “me gusta” y ser muy compartidos, aunque no estén seguros de su nivel de precisión.

 

Falsos remedios

Mientras los científicos trabajan sin descanso en todo el mundo para encontrar vacunas y tratamientos, las informaciones falsas que se propagan en línea pueden tener consecuencias dramáticas.

En Irán, uno de los países más golpeados por la pandemia, más de 200 personas murieron intoxicadas con metanol después de que circularan rumores de que beber alcohol podría ayudar a curar o protegerse del coronavirus, según la agencia oficial Irna.

Cenizas volcánicas, lámparas UV o lejía, la lista de supuestos remedios que pueden ser peligrosos es cada vez más larga en el mundo.

El doctor Jason McKnight, profesor de medicina en la Universidad A&M de Texas, dijo al diario El País que la desinformación en torno al virus supone dos peligros principales: “Causar miedo o pánico” y “llevar potencialmente a las personas a hacer cosas perjudiciales con la esperanza de curar o prevenir la enfermedad”.

Facebook anunció el 18 de marzo que los contenidos “autorizados” se mostrarían prioritariamente en los hilos de los usuarios: mensajes y videos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como de expertos y celebridades.

La primera red social del mundo ratificó su compromiso de luchar contra la desinformación y señaló que a través de un programa de verificadores externos (“fact-checkers”) ya etiquetó como “falsos” cerca de 200 mitos y rumores sobre el coronavirus.

Los contenidos falsos o inexactos son degradados en los hilos de noticias, para que sean menos visibles, y si el usuario opta por compartir uno de ellos, aparece un artículo que le explica en qué consiste la información errónea en él.

Datos: Agencias e Internet

 

ENCUESTA U-REPORT 

Jóvenes prefieren la TV y el “Face”

Las principales fuentes de información de los adolescentes y jóvenes bolivianos sobre cómo prevenir y enfrentar la Covid-19 son la televisión y el Facebook, revela una encuesta realizada por U-Report, informó la Agencia de Noticias para el Desarrollo.

 

Para el 82,5% de jóvenes encuestados la televisión es la principal fuente de información, le siguen la radio y periódico con 11,7% y 5,7%, respectivamente.

 

Sobre las plataformas de redes sociales y servicios de mensajería, el Facebook tiene un 86,2% de adeptos, mientras que el 6,7 por ciento se informa por el WhatsApp, esto puede deberse a que en la crisis política que vivió Bolivia en 2019 proliferaron las noticias falsas (“fake news”).

 

2_mundo_2_lopezzzz.jpg

Portal de noticias falsas.
CARLOS LÓPEZ

El reto de los medios tradicionales es detener o propagar los “fake news”

Alfredo Jiménez p.

Los Tiempos

La pandemia del coronavirus y la consiguiente necesidad de contar con una información fiable ha hecho disparar las audiencias de los grandes medios tradicionales, lo que podría brindarles una oportunidad para salir de la crisis de confianza que les golpea.

El investigador en comunicación Marcelo Guardia indicó que la actual coyuntura es propicia para que el periodismo recupere su prestigio y credibilidad de caída en los últimos años.Así como es importante revalorizar el conocimiento de la ciencia que justamente los políticos se han ocupado de despreciar, con consecuencias terribles.

“Al ciudadano le toca ser más exigente en la identificación de fuentes confiables y en asumir la serenidad para evitar ser parte de la cadena del pánico colectivo. Hay que agudizar la criticidad, es tarea de todos”, manifestó Guardia.

La imparable propagación de la Covid-19 en el mundo llevó a los medios de comunicación a consagrarse casi en exclusiva a su cobertura para responder a los interrogantes de una población ansiosa por su salud y preocupada por las consecuencias económicas y sociales que acarreará la pandemia.

“Nunca habíamos tenido tanta audiencia, ni en la parte cuantitativa, ni en la cualitativa, es decir, el tiempo de lectura” en la web, afirmó a la AFP un portavoz de El País de España.

 

ANÁLISIS

Aristas de las falsas noticias

Juan Cristóbal Soruco

Director de ChequeaBolivia.bo

Trabajar verificando noticias falsas en las redes sociales (RRSS) obliga a reflexionar no sólo sobre la forma de evitar su divulgación, sino también sobre quiénes las elaboran y distribuyen.

Uno se pregunta sobre la formación humanística y moral de sus autores (hombres y mujeres) que sin escrúpulo alguno malinforman sobre personas y temas sabiendo que se trata de mentiras y las divulgan en aras de alguna creencia (política, religiosa, cultural, poco importa).

Lo concreto, empero, es difundir lo que cada persona, consciente de su responsabilidad para con el bien común, debe hacer antes de difundir una noticia que le llega a través de alguna red social: identificar la fuente de la información, revisar la fecha de su elaboración, establecer si la nota contiene o no errores de redacción.

Si la fuente no es conocida, si la fecha de la noticia es extemporánea al hecho que se difunde, si hay muchos errores ortográficos, las probabilidades de que sea falsa son altas. Y si aún se tienen dudas, se puede consultar a fuentes autorizadas o proyectos como ChequeaBolivia.bo, para solicitar verificación.

 

En Portada

  • La vuelta al entrenamiento puede bajar las defensas y traerá lesiones
    La vuelta al fútbol, ya sea en un mes o en el último cuatrimestre del año, podría significar una serie de dificultades para los jugadores cuando regresen a los entrenamientos de alto rendimiento, como lesiones e incluso tener una baja en la inmunidad. Ya en las ligas europeas cuando regresó al...
  • Municipios: ley repone sólo el 50% de recursos por IDH
    Luego de que la Cámara de Diputados aprobara en grande y en detalle el proyecto de Ley de Recuperación del 12 por ciento del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) en favor de entidades territoriales autónomas, la Federación de Municipios de Bolivia (FAM) rechazó la norma porque no devuelve...
  • Áñez reduce ministerios de 20 a 17, para ahorrar
    La presidenta Jeanine Áñez anunció la decisión de reducir su Gabinete Ministerial, de 20 a 17 carteras de Estado para “ahorrar”. Por ello, los ministerios de Culturas y de Deportes pasarán al Ministerio de Educación, y el Ministerio de Comunicación dependerá del Ministerio de la Presidencia. El...
  • Aeropuerto: piden control de Sedes; éste dice no tener personal
    La presencia de personal del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba en el control de pasajeros en la llegada y salida de naves se convirtió en otro elemento de discordia en la reanudación de vuelos comerciales en el país. Desde el Sedes, en cambio, respondieron que no cuentan con...
  • Mirador mundial: 26 ligas activas dan un nuevo inicio al balompié
    La pandemia del coronavirus afectó al mundo entero entre marzo y mayo, con más impacto en algunos lugares que en otros.  Paulatinamente, el balompié mundial ha ido retomando sus actividades y hasta hoy son 26 las ligas que están en desarrollo. En un recuento que hizo Los Tiempos sobre 129 ligas...