Pasar al contenido principal
AFP

"Paro armado" de guerrilla del ELN incomunica una zona de Colombia

BOGOTÁ |

El ELN activó hoy una carga explosiva que incomunicó una zona del noreste de Colombia con Venezuela, en el primer día de un "paro armado" anunciado por esa guerrilla para impedir la movilización en sus zonas de influencia, según autoridades.  

El comandante de la Fuerzas Militares, el general Luis Fernando Navarro, dijo a la prensa que la detonación interrumpió el paso por la carretera que comunica la ciudad de Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, con el estado venezolano de Zulia.

"Esta amenaza que han lanzado los bandidos del ELN y Los Pelusos en el Catatumbo ha sido atendida de manera oportuna por los efectivos de la Segunda División" del ejército, dijo Navarro a Blu Radio. 

Hasta el momento no se han reportado muertos ni heridos.  La acción se produjo durante el primero de tres días de un "paro armado" anunciado por los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que pretenden impedir bajo amenaza la movilización por tierra y ríos en Norte de Santander y otros territorios de influencia.

El remanente de una guerrilla maoísta ya disuelta, conocido como Los Pelusos, también opera en ese departamento y libra una dura pelea con el ELN para hacerse el control de Catatumbo, la segunda zona con más narcocultivos del país.  

Hoy el presidente Iván Duque dijo que el gobierno impedirá que el ELN cumpla con el objetivo de "amedrentar" a la población.

"Tenemos todos los operativos desplegados y también mantenemos la ofensiva contra ese grupo y contra todos los grupos criminales en Colombia", declaró el mandatario a medios.

Reconocida como la última guerrilla activa en Colombia, el ELN cuenta con unos 2.300 combatientes y opera en el 10% de los 1.100 municipios del territorio, según cifras oficiales y de organizaciones independientes.

Los rebeldes sostuvieron diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos.  Sin embargo, con la llegada de Duque al poder en agosto de 2018, las negociaciones entraron en el congelador y se terminaron formalmente en enero de 2019, tras un ataque con coche bomba contra una academia policial que dejó 22 cadetes muertos.

"Ellos siempre se han alejado (de un posible diálogo) por el terrorismo", aseveró el mandatario.

Aunque aliviada por el acuerdo de paz firmado en 2016 con la disuelta guerrilla de las FARC, Colombia aún vive un enfrentamiento entre guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcos, que en seis décadas ha dejado más de ocho millones de víctimas, entre muertos, desaparecidos y desplazados.

En Portada