Pasar al contenido principal
EFE

Bolsonaro despide a su Ministro de Cultura por imitar a Goebbels

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se vio obligado a destituir ayer a su secretario nacional de Cultura, Roberto Alvim, después de que este emulara al ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels en un video, lo que despertó la ira entre políticos, artistas e instituciones del país.

El despido de Alvim se produce tan sólo dos meses después de que asumiera la Secretaría Especial de Cultura del Gobierno, entidad que ha sustituido al extinto Ministerio de Cultura desde que Bolsonaro, líder de la extrema derecha brasileña, asumiera la Presidencia el 1 de enero de 2019.

Bolsonaro, en el comunicado que anuncia la destitución, afirmó que Alvim protagonizó un “pronunciamiento infeliz” y que su “permanencia” en el cargo se hizo “insostenible”.

La decisión fue anunciada en medio de la ola de críticas y pedidos de renuncia a raíz de un video colgado en las cuentas oficiales de la Secretaría de Cultura y el que Alvim utiliza algunas referencias nazis y adjetivos y frases recurrentes en los discursos de Goebbels para promover la cultura alemana a mediados del siglo XX.

Así como hizo el Ministro de Propaganda del régimen nazi de Adolf Hitler décadas antes, el secretario brasileño señaló en su mensaje que el arte en su país “de la próxima década será heroico” e “imperativo”.

“El arte brasileño de la próxima década será heroico y será nacional. Será dotado de gran capacidad de implicación emocional y será igualmente imperativo, puesto que (estará) profundamente vinculado a las aspiraciones urgentes de nuestro pueblo, o entonces no será nada”, señaló Alvim.

Además de algunas de las partes del pronunciamiento, el discurso también fue criticado por otros elementos que remiten a la propaganda nazi, como su estética, la apariencia del secretario, el vocabulario y la banda sonora elegida, pues al fondo se puede escuchar a la ópera “Lohengrin”, del compositor Richard Wagner y una de las obras favoritas de Hitler.

 

PRIMERO JUSTIFICA, LUEGO SE DISCULPA

En un primer momento, Alvim justificó que las similitudes de su video al discurso de Goebbels se trataban de una “coincidencia retórica”, pero luego se disculpó públicamente por “el inmenso malestar causado” por el “lamentable episodio”.

No obstante, el ahora exsecretario, un director de teatro y confieso ultraconservador, no escondió que su discurso fue “basado en un ideal nacionalista” anhelado para el arte brasileño.

En Portada