Pasar al contenido principal
Redacción Central

El “impeachment” afecta ya a cuatro presidentes

De los 45 presidentes que ha tenido EEUU, sobre cuatro de ellos ha pesado la sombra del “impeachment”: Andrew Johnson, Richard Nixon, Bill Clinton y, ahora, Trump.

Tras el asesinato de Abraham Lincoln en 1865 al final de la Guerra de Secesión, Johnson, que había sido su vicepresidente, le relevó. Johnson era originario de Tennessee, un estado esclavista. Al asumir el poder, emitió una serie de normas que devolvían a los estados del sur el derecho a formar sus propios gobiernos. También retiró el Ejército. Ante este nuevo escenario, los estados sureños aprobaron de nuevo los Códigos Negros, que prácticamente suponían un retorno a la esclavitud que había sido abolida pocos años antes, por Lincoln.

En 1972, en plena campaña electoral y con todas las encuestas apuntando a un segundo mandato de Richard Nixon, el diario Washington Post reveló que el Departamento de Justicia, el FBI, la CIA y la Casa Blanca estaban involucrados en el escándalo. Se demostró que Nixon tenía instalado en las oficinas demócratas todo un sistema de escuchas ilegales.

Nixon fue sustituido por el vicepresidente, Gerald R. Ford, el único presidente no electo de la historia del país y que le otorgó el perdón, medida muy criticada y que le costó las elecciones de 1976 frente a Jimmy Carter.

El proceso de destitución contra Bill Clinton es el capítulo final del Escándalo Lewinski. En 1998, los medios desvelaron que el presidente había tenido una relación con una empleada de la Casa Blanca, Monica Lewinsky, de 22 años. Clinton aseguró, tajante:

“Yo no tuve relaciones sexuales con esa mujer”. Pero había pruebas, llamadas telefónicas y un famoso vestido azul manchado con semen. Clinton había mentido. Meses después, la Cámara de Representantes iniciaba el “impeachment” contra el mandatario por perjurio y obstrucción a la justicia. Eran necesaria una mayoría de dos tercios en el Senado (67 de los 100 votos), pero sólo 50 y 45 senadores, en cada uno de los cargos, votaron contra él, que fue absuelto. Clinton, que siguió en el cargo hasta 2001, realizó una breve declaración en la que dijo sentirse “agradecido” y “arrepentido”.

En Portada